| Cruces

Stornelli y Nisman: contactos misteriosos y llamados el día de su muerte

El fiscal Stornelli declaró dos veces ante la fiscal Viviana Fein. Dijo que había hablado con Nisman antes de su muerte. El domingo en que apareció muerto tuvo un sugestivo cruce de llamados.

Nisman tenía 51 años y dos hijas.

Nisman tenía 51 años y dos hijas.

El 21 de enero de 2015, a días de la muerte de Alberto Nisman, el fiscal federal Carlos Stornelli se apareció de modo espontáneo en el despacho de su entonces colega Viviana Fein de la calle Tucumán. Se presentaba a declarar para decir que había hablado con Nisman antes de su muerte y que le había ofrecido ayuda.

En los últimos días, el testimonio de Fein sobre la presunta inducción al suicidio del fiscal terminó de fundamentar esa presencia de Stornelli apenas arrancaba la causa.

Nadie ha explorado lo suficiente los dichos de Fein. En Comodoro Py directamente fueron desechados, minimizados ya que la fiscal siempre fue vista como  “una incompetente al cuadrado”, como alguna vez la definió Martín Irúrzun.
Pero Stornelli quedo tocado. Recibió incluso algún llamado del Gobierno. Al ser considerado uno de los funcionarios judiciales más cercano al Pro, por su paso por Boca y su buen trato con Darío Richarte, ya fue apuntado por las entidades judías que hace solo una semana, con la llegada de enviados del Centro Simón Wisenstal,expresaron su malestar ante Mauricio Macri por la falta de avances en la investigación de la muerte de Nisman.
Cuando se presentó ante Fein, Stornelli dijo tener buen trato con Nisman pero lo cierto es que siempre se detestaron.
Stornelli solía decir que Nisman era un vago y que solo se dedicaba a viajar por el mundo en lugar de investigar el caso AMIA. Alguna vez se dijo que la enemistad era potenciado por algún asunto personal entre Nisman y una empeada de Stornelli.
En octubre del año pasado Stornelli volvió a aparecer ante Fein. La fiscal quería saber sobre una serie de llamadas telefónicas. De un estudio de cruces de llamados que la fiscal Fein había encargado a la División Especial de Delitos Bancarios de la Policía Federal surgió que el 18 de enero -día en el que Nisman apareció muerto en el baño de su departamento de Puerto Madero- Stornelli se comunicó con una mujer de Pinamar, que además estaba en contacto permanente con los ex agentes de la SIDE en los que más confiaba el ex titular de la UFI-AMIA.
Esa pesquisa policial ahora sirve para entender porque Stornelli le recomendaba insistentemente a Fein que usara a la Policía Metropolitana. Cuando la causa la tomó Fabiana Palamaghini fue lo primero que la jueza hizo.
Antes de llamar a Stornelli, la mujer –Silvia Beatriz Tomalini– se había comunicado con el ex director de Análisis de la ex Secretaría de Inteligencia de Estado, Alberto Massino, con quien también había dialogado Nisman antes de morir. Nada de esto dijo Stornelli en su aparición espontánea de enero de 2015.
Tomalini era una empleada de confianza de Stornelli cuando fue ministro de Seguridad de Daniel Scioli.