| Investigación

Le pegan tres tiros a una mujer policía para robarle el arma

Creen que la venían siguiendo desde una heladería.

Una joven mujer de la policía bonaerense recibió de tres balazos en un intento de robo cuando llegaba a la vivienda de un familiar, en la localidad bonaerense de San Francisco Solano.

Por el ataque los investigadores buscan al menos dos delincuentes que se cree que la venían siguiendo, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

El episodio se registró ayer cerca de las 21, cuando la oficial, que se encontraba vestida de civil, llegaba a la casa de su madre, ubicada sobre la avenida Donato Álvarez, entre 807 y 808, del barrio San José, en el límite de los partidos de Quilmes y Almirante Brown, en la zona sur del conurbano bonaerense.

Las fuentes indicaron a Télam que la víctima, identificada como Daniela Sánchez (25), quien se desempeña en el Comando de Patrullas de Avellaneda, fue interceptada cuando descendía de su Volkswagen Fox color gris por al menos un delincuente armado que descendió de un Renault 9 color bordó con las puertas blancas.

Una cámara de seguridad de la zona registró el momento en el que, sin mediar palabra, un asaltante abordó a la policía, le disparó y se dio a la fuga con el arma reglamentaria de la víctima.

Tres tiros

“Tiene un disparo en la zona del abdomen, otro en una mano y en el brazo un roce. Ya la operaron, está estable. Dijo que no se acuerda de mucho, que apenas pudo ver al delincuente”, aseguró a Télam una fuente con acceso a la investigación.

La joven fue trasladada para una primera atención al hospital Oller, de San Francisco Solano, y luego derivada al Iriarte de Quilmes, donde se recupera de las heridas, en tanto, efectivos de la comisaría 5ta. de Quilmes se encuentran en la búsqueda de los sospechosos.

“Ella paró antes en una heladería y se cree que la venían siguiendo desde allí”, apuntó un investigador, quien agregó que el delincuente que la abordó “le robó solo el arma reglamentaria, no le sacó dinero ni otra pertenencia”.

El hecho lo investiga la fiscal Mariana Curra Samaniego, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Quilmes.

Uno de los hermanos de la víctima dijo que sospecha que los delincuentes vieron en la heladería que portaba el arma y por esa razón la siguieron.

“Vino directo a matar y a sacarle el arma. No le robaron ni el celular ni el bolso con las cosas de Policía”, aseguró Iván, el hermano en de la víctima, en declaraciones a Télam.

El joven contó que estaba con su familia y escuchó los disparos, por lo que todos salieron rápidamente a la vereda y se encontraron con la policía herida.

“Quedó en shock, solo lloraba y nos decía que no la movamos. Ahí nos dijo que le robaron el arma”, recordó.

La espera

Iván señaló que ayer su hermana, quien vive a unas cuadras de la casa de su madre, llegó de trabajar aproximadamente a las 18.30, llevó a su hija a karate y luego a lo de su familia, donde la esperaban para cenar.

“Se había ido a bañar a su casa y después venía a cenar a casa. Como sabía que estaba su sobrino, pasó por la heladería para comprar helado”, expresó.

El joven recordó que estaban por sentarse en la mesa justo en el momento en el que escucharon los disparos.

“Pensamos en ella primero, porque sabíamos que venía y que es policía. Salimos y estaba tirada en el piso”, recordó su hermano, quien agregó que “no le dieron tiempo a nada”.

Cuando se le consultó sobre si creía que los delincuentes eran del barrio, el joven sostuvo que nunca había visto el auto.

Según testimonios que recibió en las últimas horas, los asaltantes acababan de robar una barbería en la zona de Florencio Varela.

De todos modos, fuentes de la investigación dijeron que aún no se corroboró el robo anterior, como dicen los testigos.

Sánchez tiene una hija de 6 años de una relación con otro policía, de quien está separada.

La joven es policía hace aproximadamente tres años, y tras desempeñarse en el Comando de Patrullas de Avellaneda trabajó en el Operativo Sol, en la costa atlántica, según detalló su hermano.