| Qué se dijo en la audiencia

La fiscalía admite que no hubo violencia en el ingreso a la estancia de Dolores Etchevehere

Hubo una audiencia en Paraná: mañana se informa si se ordena el desalojo.

La jueza a cargo de la audiencia.

Durísimos cruces hubo hoy en la audiencia que se desarrolló en el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná en la causa por desalojo que la mamá de Dolores Etchevehere le inició a su hija, en medio de la disputa por la herencia de 5.000 hectáreas.

La madre de Dolores la denunció, luego de que ella ingresara el 15 de octubre último en la estancia Casa Nueva, luego de más de 10 años de litigio judicial para poner en marcha un proyecto de donación de tierras a campesinos.

Dolores además denunció a su hermano, Luis Miguel, ex ministro de Macri, por extorsión y violencia económica, al haberla obligado a firmar un acuerdo leonino para poner fin al litigio por la herencia.

El viernes de la semana pasada, el juez Raúl Flores, no hizo lugar al pedido de desalojo reclamado por la fiscalía y los abogados del ex presidente de la Sociedad Rural al considerar que Dolores tiene derecho como heredera a permanecer en el lugar.

Todas las maniobras

Tras esa resolución, la fiscalía y la querella apelaron la decisión, que motivó la audiencia de hoy a cargo de la vocal del tribunal de apelaciones María Carolina Castagno, quien anunció que mañana a las 10 dará a conocer su decisión, luego de escuchar a las partes.

Lo más fuerte de la audiencia fue escuchar en forma pública, en medio de un debate judicial todas las maniobras hostigamientos y aprietes que sufrió Dolores por parte de sus hermanos durante más de una década.

Lee más: Delitos que Dolores le imputa al ex ministro: robar tierras a una escuela rural, falsificar la firma del padre enfermo (entre otros)

También fue flojo el papel de la fiscalía para sostener que el ingreso de Dolores en la estancia con un grupo de personas que forman parte del Proyecto Artigas constituyó el delito de usurpación.

La audiencia arrancó con el alegato del fiscal Oscar Sobko, quien en forma contradictoria dijo que si bien está fuera de discusión que es heredera de los bienes familiares en un 12,5 por ciento, “no tenía derecho” a irrumpir en el campo ya que se encuentra en manos de una sociedad anónima manejada en conjunto por los accionistas.

Sin violencia

“No tiene ningún derecho a actuar por las vías de hecho, por la fuerza, la violencia, la intimidación, el abuso de confianza y el engaño”, dijo la fiscal Mónica Carmona y consideró que en las acciones de Dolores está claro el delito de “usurpación”.

El fiscal reconoció que cuando estuvo en el campo no advirtió “hasta ese momento ningún daño visible, ni en las puertas ni en las cerraduras de la casa principal”, y dijo que “habia carpas y vehículos particulares”.

Sobko dijo además que el ingreso en la estancia fue pacífico, pero dijo que “no se trata de violencia física sino la intimidación que sienten los tres trabajadores por la presencia de desconocidos”, en referencia a tres empleados que responden a Luis Miguel.

El fiscal, quien por  momentos parecía el abogado de los hermanos Etchevehere, sostuvo que la estancia donde está Dolores no era parte de la discusión de la herencia porque pertenece a la sociedad anónima Las Margaritas.

Acuerdo turbio

A su turno, el abogado Rubén Pagliotto, que representa a los hermanos Etchevehere, hizo una larga exposición en la que sostuvo que en 2018 Dolores había accedido en forma privada a llegar a un acuerdo extrajudicial con sus hermanos.

Justamente, lo que denunció Dolores en la justicia federal, en una causa que está a cargo del fiscal Federico Delgado, es que fue obligado a firmar ese acuerdo luego de haber sido coaccionada, por lo que acusó a su hermano de extorsión.

Cada abogado elige a sus clientes. Pagliotto fue el abogado defensor del ex intendente de Paraná, Sergio Varisco, condenado por un tribunal federal a 6 años y 6 meses de prisión por comercialización de estupefacientes.

La defensa

El abogado Lisandro Mobilia, que defiende a Dolores en esta causa por desalojo, criticó con dureza a la fiscalía por no haber convocado a una audiencia de conciliación entre las partes y ponerse del lado de los hermanos.

Mobilia respondió el argumento del abogado Pagliotto, acerca de que los hermanos habían llegado a un acuerdo en forma privada. “¿Sí era tal lícito el acuerdo porque no se presentó ante el juez de la sucesión?”, se preguntó y se contestó: “Porque está viciado en el fondo y en la forma”.

Aseguró que fue un “acuerdo perjudicial para una de las partes porque se trató de una extorsión” y sembró dudas sobre la actuación del escribano que rubricó ese acuerdo bajo presión.

“Hay tanta poca claridad en el planteo de la fiscalía y de la querella que no se explicó el delito”, en referencia a la denuncia por usurpación. “No hubo despojo, no hubo delito ni engaño, ella tenía derecho a la posesión”, agregó.

Extorsión

Dijo que “durante doce años los hermanos la apretaron y la extorsionaron”, pero que como reconoce la fiscalía “la calidad de heredera ya no se discute”, y que eso debe resolverse en el juicio de sucesión.

“Luis Miguel engañó a ruralistas diciendo que el juicio de sucesión estaba terminado es mentira”, dijo el abogado y aseguró que “tiene un desconocimiento sistemática por la ley y las instituciones”.

Dijo además que tras el fallo del juez Flores, el ex ministro “se atrincheró poniendo un candado impidiendo el ingreso hasta de la defensa el único contacto que pudimos hacer con Dolores fue por mensaje de texto”.