| Proyecto Artigas

Delitos que Dolores le imputa al ex ministro: robar tierras a una escuela rural, falsificar la firma del padre enfermo (entre otros)

Todos los delitos que se investigan en la justicia federal.

Ex ministro y ex presidente.

Por Rafael Saralegui

Robo de tierras donde había una escuela rural, falsificación de la firma mientras su padre estaba en coma, vaciamiento de empresas, trabajo esclavo, amenazas, desvío de fondos y lavado de dinero.

Todos esos hechos fueron descritos por Dolores Etchevehere en la denuncia que hizo ante la justicia federal contra el ex presidente de la Sociedad Rural y ex ministro de Agricultura Luis Miguel Etchevehere durante el gobierno de Macri.

Este lunes Dolores declaró durante dos horas ante el fiscal Federico Delgado, ante quien el juez federal Daniel Rafecas delegó la causa por la denuncia de extorsión y violencia económica, contra el ex funcionario y sus hermanos.

En este sentido la Cámara de Casación Penal definió al delito de extorsión como: “la obtención injusta de un beneficio pecuniario en perjuicio de la víctima y mediante coacción moral que se ejerce sobre la voluntad de esta última”.

Diez años de prisión

Es justamente eso lo que ocurrió con Dolores desde la muerte de su padre, hace más de 10 años. Sus hermanos y su madre no le permitieron acceder a ninguno de los frutos y bienes que le corresponden como parte de la sucesión. Ella estima el patrimonio en unos 30 millones de dólares.

El artículo 168 del Código Penal estipula una pena de hasta 10 años de prisión por el delito de extorsión. “Será reprimido con reclusión o prisión de cinco a diez años, el que con intimidación o simulando autoridad pública o falsa orden de la misma, obligue a otro a entregar, enviar, depositar o poner a su disposición o a la de un tercero, cosas, dinero o documentos que produzcan efectos jurídicos. Incurrirá en la misma pena el que por los mismos medios o con violencia, obligue a otro a suscribir o destruir documentos de obligación o de crédito”, dice el texto.

Lee más: Dolores ratificó la denuncia contra el ex ministro Etchevehere: cómo usó el cargo para extorsionarla

La denuncia refiere, por ejemplo, cuando apareció una firma del padre de los hermanos Etchevehere, cuando se encontraba internado, en la que manifiesta la voluntad de ceder la administración de todos sus bienes en favor de la viuda, Leonor Barbero.

“Es imposible que ese acto se haya celebrado en presencia de mi padre y que la firma sea la suya pues a la fecha en que se produjo el hecho mi padre se encontraba en coma inducido en el Sanatorio Mater Dei mientras eso supuestamente sucedía en Paraná”, explica.

Bajo presión

Dolores explica cómo fue que accedió a firmar bajo presión un acuerdo abusivo con sus hermanos, hecho en el que se consumó el delito de extorsión, ya que la obligaron a firmar contra su voluntad.

“Solo la desesperación de encontrarme literalmente en la calle, porque, mis hermanos posiblemente en connivencia incluso con mi propio abogado de entonces, esperaron al momento en que se venciera el contrato de mi alquiler, y luego de que mi ex marido casualmente dejara de pagarme la obra social de mis hijos, me encontré de pronto en la calle, con mis muebles apilados en un guardamuebles, sin lugar donde ir a vivir con mis hijos. En esa situación fue que finalmente acepté firmar ese “acuerdo privado”, después de años de resistirme a sus amenazas e intimidaciones, lograron su objetivo. Era agosto de 2018, mi hermano, Luis Miguel, era Ministro de Agroindustria, y posiblemente por esa época ya sabía que su gobierno  iba a perder. Desde mi punto de vista, le quedaba un año y medio más de poder, y después había que ver que pasaba”, dice la denuncia.

Sin casa

Dolores explica que antes de la firma, la echaron de la casa que su padre le había construido en la ciudad de Paraná. “Previo al acto antes mencionado mediante amenazas, presiones, violencia contra mí y contra mis hijos, ya me habían expulsado literalmente de mi casa en Paraná (sita en la calle Los Vascos N°811 Paraná, Provincia de Entre Ríos). (La construyó su padre especialmente para ella, como también lo hizo con cada uno de sus hijos). Sacaron todos los bienes muebles de esa propiedad -míos y de mis hijos- y las apilaron en un galpón de la provincia de Buenos Aires”.

“Y me mandaron una foto que también adjunto a la presente como elemento probatorio. No sólo me echaron de mi propia casa sino que la reformaron a su antojo en un claro mensaje de amedrentamiento para hacerme saber no sólo de lo que eran capaces para doblegarme sino con qué facilidad podían hacerlo”.

La extorsión

Dolores explica que la extorsión se pudo llevar adelante desde el lugar de poder que tenía su hermano mayor, primero como presidente de la Sociedad Rural Argentina y luego como ministro de Agricultura de Macri.

Sostiene que los hechos delictivos se cometieron con absoluto desparpajo, abiertamente, de forma desprolija y como si supieran que iban a quedar impunes gracias al poderío con que contaban. “Y es de suma importancia destacar que todos ellos  se ejecutaron en un contexto cuya dinámica estuvo marcada por la violencia de género”, dice el texto.

Y explica como para llegar a un acuerdo le ofrecieron 300 hectáreas que no les pertenecían y eran de una escuela rural.

“En efecto, como dije, fruto de la desesperación y a partir de una situación planificada de antemano para llevarme a una situación de desesperación absoluta, lograron que firmara el acuerdo que me impusieron. Un acuerdo que, para que V.S. pueda comprender la magnitud  del abuso, otorga a la suscripta trescientas hectáreas y 20.000 dólares, en el marco de una sucesión que tiene al menos (no está del todo claro) cinco mil hectáreas, y varias sociedades millonarias con activos que llegan hasta Brasil. Las tierras que “cedieron” en el acuerdo, ni siquiera le pertenecen a la sucesión, son tierras que robó la familia a una escuela rural, de las que no tienen título”, explica. 

Era ministro

Y continúa:

“Realmente temo por mi vida y la de mis hijos. Es dable destacar que el Sr. Luis Miguel Etchevehere, al momento de cometer estos ilícitos era funcionario público, ejerciendo el cargo de Ministro de Agroindustria desde 21 de noviembre 2017 hasta 3 de septiembre de 2018 que pasó a ser secretario de Agroindustria, una secretaría dependiente del ministerio de producción, dado que se produjo una reducción en los ministerios ese año. En ese cargo estuvo hasta el 9 de diciembre de 2019. Durante todo este tiempo, que es el periodo por el cual se efectúa la presente denuncia, abusó de su posición de poder y de las facultades propias de su cargo, para utilizarlas en la comisión de delitos tendientes a desapoderarme, económica, pero fundamentalmente simbólicamente, pisoteando, como lo hicieron todas las generaciones en mi familia, a las mujeres, para desplazarlas y aprovecharse de su debilidad”.

“Fue desde ese Ministerio que se planearon y ejecutaron las acciones referidas, que se efectuaron las reuniones, se utilizaron los recursos, y las influencias, como factor principal que le permitió hacer lo que hizo, pues de otro modo hubiera resultado imposible. Me refiero a la organización sincronizada de recursos estatales de Buenos Aires y Entre Ríos, a nivel del Poder Ejecutivo y Judicial, junto con importantes periodistas y medios de comunicación a su servicio para fortalecer las versiones por ellos preconstruidas. Fue así que además de robarse mi herencia e intentar denigrarme de la forma que pudieran, vaciaron un diario y se robaron las indemnizaciones de los trabajadores, efectuaron toda clase de maniobras ilegales de transferencias de empresas y acciones para excluirme, que configuran lavado de dinero, tienen, además, esclavos, si, esclavos. En fin, un sistema de impunidad estructurado por el ministro”, concluye.