| Columnistas

Desprecio por lo popular

Por Alicia Stolkiner

Cuando todavía no se terminan de contar las víctimas ( en el sentido más amplio) y no terminan de retornar quienes estaban en Olavarría, el debate en los medios tiene la clásica mezcla de: moralina, estridencia, búsqueda de “él” culpable para quedarnos tranquilos luego de “lincharlo” y algunas frases que lamento no haber grabado. Por ejemplo la locutora que mientras apuntaba a la posible responsabilidad del Indio Solari en los hechos señaló como “prueba” de su incitación a desmanes, que había llamado a apoyar y cuidar a las madres de Plaza de Mayo.
Claro que lo sucedido nos convoca no solo a lamentar sino fundamentalmente a reflexionar, pero ese tipo de medios no favorecen la reflexión sino la descarga emocional necesaria para no pensar y, sin embargo, creer que uno tiene la respuesta. Es posible escuchar con tono de sabérselas toda, a gente que no sabría, en materia de organización de eventos, como sacar a flote una fiesta de cumpleaños infantil. En algunos se trasunta un importante desprecio por “lo popular” .
También algunas frases disonantes en ese coro (por suerte) como el joven que nos recuerda que, teniendo en cuenta la cantidad de personas y las condiciones , solamente el hecho de que una buena cantidad de los asistentes tuvieran actitudes más solidarias y de cuidado, explica que no haya habido muchas más víctimas. Hace muchos años, y frente a la tragedia de la avalancha en una cancha de futbol que dejó muchos muertos, Pichon Riviere escribió sobre el fútbol pero también sobre estas fenómenos colectivos que siempre tienen un nivel de explicación ( uno de ellos, dentro de su complejidad) que los muestra cómo síntoma de un contexto.

Tomado del Facebook de la autora.


Compartir: