| Resolución

Una violenta protesta impidió que Lázaro Baez tuviera arresto domiciliario

Los vecinos de un country impidieron el ingreso del móvil del SPF.

Los vecinos impidieron que se cumpla con la orden judicial.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 dispuso el arresto domiciliario de Lázaro Báez, pero el empresario no pudo ingresar a su casa de un country de Pilar, porque lo impidieron vecinos de ese barrio.

Los manifestantes incluso dañaron un vehículo del Servicio Penitenciario Federal (SPF), al que le rompieron el parabrisas de un ladrillo.

La protesta impidió que se cumpliera con la orden del TOF 4 que dispuso “hacer efectiva la morigeración de las condiciones de detención de Lázaro Báez”.

Lo hizo al acatar una resolución de la Cámara Federal de Casación Penal emitida horas antes, pero ante la imposibilidad de entrar a su casa el empresario fue remitido nuevamente al Penal de Ezeiza.

Báez salió al atardecer de la cárcel de Ezeiza, donde estaba detenido desde abril de 2016, para ir a un domicilio fijado en un country de la ciudad bonaerense de Pilar.

Control remoto

Allí iba a contar con el control del Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Pero la medida no se pudo concretar ante la violenta protesta de los vecinos, sin que los efectivos policiales hubieran hecho nada para impedirla

Después de la notificación de la resolución, a Báez lo llevaron en una camioneta del SPF, con una pequeña custodia, al country Ayres de Pilar, en cuya entrada estaba apostado un grupo de vecinos.

Se habían reunido para impedir que ingresara el empresario santacruceño, quien iba vestido con el uniforme color naranja de los detenidos y con un casco de protección.

Los habitantes del country impidieron varios intentos de ingreso, incluso cuando la camioneta pudo llegar a la garita de entrada.

En una caótica situación, los manifestantes, anteponiendo sus cuerpos y con sentadas, lograron su cometido, después de corridas que incluyeron golpes contra el vehículo, que sufrió la rotura del parabrisas.

Volvió a Ezeiza

Los abogados del empresario se fueron también después de las violentas protestas, que incluyeron el lanzamiento de algunos piedras y huevos.

Finalmente, frustradas las intenciones de ingresar por la entrada principal y por otra de servicio, el utilitario con Báez se retiró del complejo de Pilar.

Este lunes por la mañana, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal había concedido el arresto domiciliario al empresario en una de las causas en las que está procesado por supuesto lavado de dinero.

La Casación ordenó así revocar el fallo de un Tribunal Oral que había rechazado otorgar ese beneficio.

Báez se encuentra detenido desde el 5 de abril de 2016 por lo que, como varias veces plateó su defensa, se encuentran cumplidos todos los plazos aplicables a la prisión preventiva.