| Tema del día

Un fiscal denuncia a sus superiores por “encubrir al narcotráfico”

Por Gabriela Oprandi.

Desde el 24 de julio de 2008, nada se sabe de los autores materiales de los dos colombianos asesinados en el Shopping Unicenter de Martínez. Tampoco se sabe quien mató al colombiano Galvís Ramírez, que fue ejecutado desde una moto, el 23 de febrero de 2009 en San Fernando. Y menos aún, se pudo probar el vínculo de las víctimas con los hermanos Juliá, porque nunca se llegaron a realizar los allanamientos solicitados por los investigadores; medida que fue solicitada varios meses antes de que los Juliá fuesen detenidos en España con los 944 kilos de cocaína.

Por estas dos causas que tiene a su cargo –Unicenter y San Fernando-  y en las que no pudo avanzar, es que el fiscal Luis Angelini, denunció ante la Cámara Federal a su superior, el fiscal general de San Isidro Julio Novo, por  “encubrimiento agravado del narcotráfico, corrupción estructural y gravedad institucional”.

Esos delitos, que deberá investigar el juez federal Ariel Lijo, también pesan sobre otros funcionarios del Ministerio Público Fiscal, que según el denunciante “son partícipes del encubrimiento para no dejarlo avanzar con la investigación de dos causas relacionadas al narcotráfico”.

“Existe una actividad institucional que encubre delitos que ocultan la trama del narcotráfico internacional, y de cuyo encubrimiento participan varios agentes del Ministerio Público Fiscal”, dijo Angelini a Crimen y Razón,quien considera que el encubrimiento comenzó a partir del vínculo que se encontró entre los crímenes de los colombianos y los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá.

Crimen y Razón pudo acceder a la denuncia y a los anexos que analiza el juez federal Lijo en los que se detallan paso a paso los obstáculos que fueron impuestos, según Angelini, en su tarea de investigar. Desde este portal intentamos comunicarnos con el fiscal general Novo, para que realice su descargo, pero nunca obtuvimos respuesta.

Dice la denuncia de Angelini:

-Febrero de 2009: en el momento en que el fiscal Angelini se encontraba allanando el yate donde viajaban los ciudadanos colombianos involucrados en el crimen de San Fernando y donde se había encontrado un arma semejante a la que se sospechaba había sido utilizada para matar a los ciudadanos colombianos en el Unicenter; Angelini fue citado por la fiscalía general para presentar informes de la pesquisa. (Finalmente el arma desapareció).

-Marzo de 2009: con fecha 09 de marzo de 2009 llega a la fiscalía una resolución donde se supone que formará “un equipo” de trabajo con el fiscal a cargo del caso Unicenter,Diego Grau. La finalidad aparente de la resolución es la de “asegurar un mejor y más pronto servicio de justicia”. La actividad detrás de esa resolución es la contraria.

-Julio de 2009. Durante el receso invernal el fiscal Angelini tuvo que quedarse a cargo de las fiscalías 1, 2, y 3 de San Fernando, con un empleado y un funcionario para las tres fiscalías. A la vez, Grau le pidió apoyo para dirigir una pluralidad de allanamientos, y ello, porque la fiscalía general le había restado todo tipo de apoyo real.

-Agosto de 2009: Luego de admitir un viaje a Colombia, país con el cual se coordinaron tareas investigativas, Cancillería mediante, y también se obtuvo un contacto directo de fiscales de Colombia, la fiscalía general por acción u omisión deliberada, frustra el viaje. Se deja literalmente “plantadas” a las autoridades colombianas nacionales, departamentales, distritales y de varias jurisdicciones, y queda trunca una parte troncal de la investigación. El Estado de Colombia radica una queja formal en la Cancillería Argentina. En ese mismo mes se lo aparta al fiscal Grau de la investigación en una resolución tan irregular como inaudita (es inferible que se estaba rozando a alguien poderoso “a quien no se podía tocar”) mediante su reasignación al novedoso “departamento de flagrancia”. Paralelamente, al Dr.  Angelini lo designan a cargo de una UFI de “transición” donde debe hacerse cargo de más de mil expedientes. Como consecuencia de esta “restructuración” la causa Unicenter queda paralizada por unos días en un momento crítico y de enorme relevancia probatoria.

-Septiembre de 2009. En una decisión irregular no escrita, la fiscalía general le pasa el expediente para la prosecución de la pesquisa al fiscal Angelini, del distrito San Fernando, junto al trabajo pendiente de la fiscalía de transición, con la consigna de resolver todos los procesos en cuatro meses. El fiscal Angelini vuelve a reclamar el auxilio de un Instructor, pero también alerta sobre el notorio desacierto que representa para la investigación apartar al fiscal Grau, a la vez que solicita por él. Esta petición causa un enorme descontento en la fiscalía general, quien envía a su adjunto Eduardo Vaiani para amedrentar al Dr.  Angelini, dándose la siguiente frase de parte del Dr. Vaiani hacia el último: “así que vos querés un instructor, ahora el instructor vas a ser vos”. El Dr. Vaiani le “sugiere” al Dr.  Angelini que la tramitación de ese expediente es inviable y que a su criterio corresponde archivarla.

-Octubre de 2009. El expediente del caso Unicenter que había sido llevado es devuelto sin resolución alguna. El motivo se evidencia: en esa misma fecha es radicada ante la Procuración General una plural denuncia suscripta por trece fiscales y, en su contenido, entre otros puntos se hace alusión al irregular manejo que la Fiscalía General hizo respecto del caso Unicenter.

-Noviembre de 2009. El 10 de noviembre mostrando el Dr.  Angelini que la asignación de presuntos colaboradores resulta una pantomima, este vuelve a reclamar por, al menos, la asignación de un instructor judicial. La Fiscalía General asigna, en consecuencia, a la Dra. Elizabeth Romano específicamente para que actúe en la causa Unicenter.

-Marzo de 2010. La fiscalía general, mediante Resolución de fecha 18/03/10 decide modificar nuevamente la estructura orgánica del distrito San Fernando, compeliendo al Dr.  Angelini a la implementación de un pseudo “acuerdo” -al que Angelini se negaba debido que le quitaría aun más tiempo para dedicarse a las causas de Galvis Ramírez y Unicenter- , según el cual este aceptaba formar parte de la flamante “Área Ejecutiva de Delitos Criminales”, que pasaría a estar a cargo del Dr.  Angelini conjuntamente con el Dr.  Alejandro Musso, ex Secretario de la Fiscalía General. Angelini tenía a su cargo ahora las causas “de transición”; la etapa intermedia y oral correspondientes a todas las causas del Área; y los casos Galvís Ramírez y Unicenter.

-Julio-Agosto de 2011. El 08 de julio Angelini pide una multiplicidad de allanamientos (oficina de los hermanos Juliá) y detenciones. Los instructores de la Procuración General, cuya asistencia regular había sido imposible, a partir de este hito dejan de venir casi por completo, y le reprochan al Dr. Angelini que antes de requerir allanamientos debió avisar al Dr. Amorín, Jefe de Policía Judicial de la Procuración General.

-Enero de 2011. La detención de Gustavo Juliá  en España verifica la hipótesis del fiscal Angelini que expresó en su dictamen (seis meses antes), donde no sólo menciona sino que explica los vínculos –mediante pruebas- de Juliá, su entorno, y los homicidios.

-Agosto de 2011. El 09 de agosto, se notifica al fiscal Angelini de un sumario administrativo. Este detecta y denuncia que su promoción por parte de fiscalía general es selectiva, arbitraria, y tiene como directo propósito el desgaste sistemático; tiene un motivo vindicativo, y una finalidad ilegal, cual es –se infiere- la de lograr que no prosiga con la investigación de los casos Unicenter y Galvís Ramírez. En el sumario que aún está abierto, el Dr.  Angelini pide a la  sra. Procuradora General, una urgente auditoría a la que no se le hace lugar.

-Febrero de 2012. El fiscal general dispone reconfigurar el Área Ejecutiva de Investigaciones Criminales, conforme a lo cual los fiscales Musso y Angelini deben hacer turnos semanales.

-Marzo de 2012. El fiscal Angelini logra continuar casi sin apoyo de nadie excepto su instructora, con la pesquisa en el caso Unicenter y detecta una inmensa red de narcotráfico internacional y posibles actividades ilegales paralelas, en cuyo marco se cometieron los crímenes. El día 22/03/12 requiere múltiples allanamientos. Luego de este acto, el 28 de marzo de 2012 la Fiscalía General, sin aviso al Dr. Angelini, fuera del horario laboral llama a la Dra. Romano para que esta se haga presente ante la Fiscalía General donde la Secretaria General Dra. Rey la intimida para que “diga” dónde había llevado la causa del caso Unicenter y qué actividad le habían encomendado.

-Abril de 2012. El 19 de abril el juez niega los allanamientos que la fiscalía general, mediante el apriete de la dra. Romano, supo o infirió que se pidieron antes de que el juez los niegue.


Compartir: