| Un matrimonio procesado

Traen a tres chicas de Ecuador para explotarlas

Dos de las víctimas eran menores. Las hacían trabajar en la calle y no les pagaban nada. Habían llegado al país engañadas con promesas de trabajo formal.

Un matrimonio fue procesado por “trata de personas” para explotación laboral por haber hecho ingresar al país desde Ecuador a tres jóvenes para obligarlas a fabricar artesanías y venderlas en la calle, aprovechándose de su “situación de vulnerabilidad”, informaron hoy fuentes judiciales.

La decisión del juez federal Sebastián Casanello recayó sobre los ecuatorianos Rosa Zalazar y Ángel Oyagata, a quienes embargó por 100.000 pesos al procesarlos por “trata de personas con fines de explotación laboral, agravado por el aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de tres víctimas”, dos de ellas menores de edad, según el fallo.

De acuerdo a la causa, las tres jóvenes habían sido traídas desde Ecuador con promesas laborales y la garantía de poder enviar dólares a sus familias, pero cuando llegaron al país se les retuvieron los documentos y se las obligó a trabajar a destajo, con restricciones a su libertad.

Una de ellas declaró que por las mañanas confeccionaban pulseras artesanales y por la tarde eran llevadas a distintos puestos de venta callejero para ofrecer la mercadería hasta la noche.

Una de las jóvenes indicó, bajo identidad protegida, que vendía sobre avenida de Mayo, cerca de la entrada del subte de la línea A, y que había llegado desde Ecuador tras una oferta de “trabajo con buena paga” en Argentina.

Otra de las víctimas, de 17 años, “fue enviada a vender artesanías en Plaza Italia hasta las 21.30” y luego volvía al domicilio de la pareja, de donde no podía salir sin autorización ni usar teléfonos celulares, “ni mantener conversaciones con persona alguna”.

La testigo declaró que trabajaba toda la mañana y luego la mandaban a la calle a vender “sin cobrar remuneración alguna” y con 20 pesos para almorzar.


Compartir: 
Etiquetas:  ,