| Jury

Suspenden a la jueza de Morón que obligó a empleados a limpiar su casa

La medida fue adoptada por la Suprema Corte de Justicia de Morón, mientras se lleva adelante el jury contra la jueza Gladys Vitale acusada de maltrato a los empleados.

La jueza Vitale tiene una licencia forzosa.

La jueza Vitale tiene una licencia forzosa.

La Suprema Corte de Justicia bonaerense aplicó una licencia forzada por 90 días para la titular del Juzgado de primera instancia en lo Civil y Comercial 4 de Morón, Gladys Silvia Vitale, que fue denunciada por sus empleados por violencia laboral, por obligarlos a limpiar su casa y por falsificación de presentismo para irse de vacaciones.
La sanción fue justificada en que “la naturaleza y gravedad de los hechos denunciados tornan inadmisible la permanencia de la magistrada denunciada en el ejercicio de la función” y que “su continuidad podría perjudicar o entorpecer irreparablemente la investigación, o podrían producirse nuevos hechos reprochables”.
La resolución recuerda que el 9 de noviembre pasado la entonces Procuradora General bonaerense, María del Carmen Falbo, presentó una denuncia contra Vitale ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios por “serias irregularidades” en la conducción del juzgado Civil y Comercial Nº4 de Morón.

“Sin perjuicio de la eventual intervención del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios, la Suprema Corte -como cabeza del Poder Judicial- cuenta con suficientes atribuciones para intervenir en toda cuestión que pudiera afectar la normal prestación del servicio de justicia”, afirmó el máximo tribunal de justicia provincial.
Y agregó que “en virtud de ello surge la imperiosa necesidad de adoptar en el ámbito de las facultades de superintendencia del Tribunal, acciones de carácter urgente que permitan garantizar la efectividad de la investigación en las distintas esferas de responsabilidad comprometidas en el ejercicio de la actividad jurisdiccional”.
Además de la denuncia de Falbo, la magistrada cuenta con otras acusaciones, entre ellas la de una empleada identificada como Laura Medrano, quien aseguró que fue obligada a limpiar la casa de la jueza en horario laboral y a buscar a los hijos de la magistrada por el colegio, según reveló el programa Telenoche.
Tras esa acusación otros empleados advirtieron que la jueza Vitale ejercía sobre ellos distintos tipos de maltrato dentro del juzgado, como insultos y no permitirles ir al baño, y que además falsificaba su presentismo cuando en realidad estaba de vacaciones.
La aplicación de la licencia forzada, en esta oportunidad por 90 días, ya había sido utilizada por la Corte bonaerense en otros casos, como el del fiscal general de San Isidro, Julio Novo, sobre quien pesan acusaciones de encubrimiento a narcotraficantes por su accionar en la causa del doble crimen de Unicenter, ocurrido en 2008.