| Resolución

¿Sigue la causa cuadernos? La Cámara de Casación decide sobre su futuro

La defensas plantearon pedidos de nulidad porque no hay registros de las declaraciones.

El chofer Centeno dijo que quemó los cuadernos en la parrilla.

La Cámara Federal de Casación Penal quedó en condiciones de resolver sobre los distintos planteos de nulidad formulados en el marco de la causa de las fotocopias de los cuadernos.

El tribunal deberá resolver tras confirmar que no hay en el expediente registros fílmicos de los acuerdos celebrados entre los fiscales del caso y los imputados que se arrepintieron.

Los jueces de la Sala I del máximo tribunal penal recibieron ayer la respuesta de la fiscalía de juicio, a cargo de Fabiana León, en la que se informó que los acuerdos de colaboración están plasmados en “legajos impresos y también digitalizados”, y que se hallan “disponibles para su compulsa y evaluación, al igual que el resto de la documentación”.

La consulta se originó a partir de planteos de las defensas de los acusados, entre ellas la del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y del ex funcionario de esa cartera Hernán Gómez.

En los dos casos, criticaron la forma en la que se celebraron los acuerdos de colaboración e incluso contra la aplicación de la ley del arrepentido en la causa de los cuadernos.

Stornelli y Bonadio

Los acuerdos los llevó adelante el fiscal Carlos Stornelli y luego los homologó el juez Claudio Bonadio y la Cámara Federal porteña.

Pero las defensas de varios de los imputados insistieron con sus planteos ante Casación que semanas atrás celebró una audiencia para intentar zanjarlos.

En aquella audiencia, los planteos apuntaron contra la aplicación de la ley del arrepentido para delitos cometidos supuestamente antes de que la norma se extendiera en 2016 a casos de supuesta corrupción, pero también al hecho de que los acuerdos no fueron grabados por lo que no habrían sido celebrados bajo las exigencias que establece la ley.

La ley establece en su artículo 7 (de requisitos formales) que “el acuerdo de colaboración se celebrará por escrito”, pero en el artículo anterior aclara que “las declaraciones que el imputado arrepentido efectuare en el marco del acuerdo de colaboración deberán registrarse a través de cualquier medio técnico idóneo que garantice su evaluación posterior”.

Para la mayoría de los fiscales que aplicaron esa ley en los tribunales federales de Comodoro Py, “cualquier medio técnico idóneo” significa un registro audiovisual.

Los aprietes

De esa forma, luego es posible observar que el colaborador pudo declarar libremente, por su propia voluntad, a sabiendas de lo que significaba el acuerdo y sin recibir presiones para hacerlo.

Varias defensores dijeron que el fiscal Stornelli “apretaba” a los acusados y los amenazaba con la cárcel si no se arrepentían.

En sus declaraciones debían involucrar a la ex presidente Cristina Kirchner y a otros ex funcionarios de su gobierno para no terminar presos.

Tras aquella audiencia de Casación, el tribunal solicitó al juzgado de instrucción que llevó la causa por los cuadernos del remisero Oscar Centeno el envío “con carácter de urgente” de “soporte fílmico, digital u otro medio técnico en el cual se hayan registrado”.

La primera respuesta llegó del juez Marcelo Martínez de Giorgi (quien reemplazó a Bonadio tras su muerte): dijo que no estaban tales registros en sus manos.

Luego remitió la consulta al fiscal Stornelli, quien respondió que todos los acuerdos los tenía a fiscalía de juicio que intervendrá en el debate oral y público que encabezará el Tribunal Oral federal 7.

Ayer, la fiscal León le remitió a Casación las actas de 24 acuerdos de colaboración que firmaron acusados para convertirse en arrepentidos.

La causa tiene como principal imputada a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y ahora los jueces de ese tribunal (Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña) deberán resolver sobre los planteos de nulidad.