| Pelea vecinal

Se entregó uno de los sospechosos de los homicidios en Avellaneda

Un vecino baleó a dos mujeres que vivían en un PH. El novio de la joven mató a otro hombre al confundirlo con el agresor. Antecedentes violentos del atacante.

Una mujer de 57 años y un joven fueron asesinados a balazos y una hija de la primera resultó gravemente herida, en el marco de una disputa vecinal, en el partido bonaerense de Avellaneda, y por los homicidios detuvieron a un sospechoso y buscan a un segundo, informaron fuentes policiales.

Los fallecidos fueron identificados por la Policía como Silvia Isabel Rosso (57) y Claudio Emanuel Martínez (27), y según datos aportados por los testigos, a la mujer la asesinó un vecino suyo, el cual continúa prófugo.

Mientras que el detenido, Ángel Machuca, está acusado de haber matado a Martínez cuando se cree lo confundió a éste con el autor del crimen de la mujer.

Fuentes policiales informaron a Télam que el hecho ocurrió anoche, alrededor de las 23.30, en la puerta de un inmueble situado en Montes de Oca al 700, entre avenida General Roca y Almafuerte, de Avellaneda, en la zona sur del conurbano.
Allí funcionan dos PH, en uno de los cuáles residía la mujer asesinada junto a su hija Yamila Rosso (21), y en el otro un vecino identificado como “Cacho”, a quienes los habitantes del barrio llaman “El Loco”.

Mauricio Rosso, hijo de Silvia, contó esta mañana a la prensa que hace más de diez años que su familia tenía problemas con “Cacho” ya que éste no los dejaba utilizar una puerta del pasillo que comunica ambos PH, a raíz de lo cual, hicieron una serie de denuncias ante la Justicia.

Las fuentes señalaron que anoche, Silvia y Yamila se encontraban en la puerta de su domicilio junto al hijo de dos años y medio de la segunda cuando fueron atacadas a balazos, de acuerdo a Mauricio, por el vecino con el que mantenían el conflicto por la puerta.

“Se le cantó salir a la puerta de la casa, mi vieja estaba sentada con mi hermana y mi sobrinito, y le disparó cuatro tiros a mi mamá en el tórax y mi hermana atinó a salir corriendo pero recibió tres disparos. Mi sobrinito ahí sin entender la situación, la gente tratando de auxiliar, una locura”, relató Mauricio, quien añadió que el sospechoso ya había “amenazado y golpeado” a su madre anteriormente.

Los voceros policiales indicaron que tras esos primeros disparos, madre e hija quedaron tendidas en la vereda, mientras que Martínez, que estaba en las inmediaciones, se acercó a ver qué pasaba.

Roxana, una hermana del joven asesinado, contó que éste se encontraba en la casa de su suegra, cuando salió a la calle a fumar y al ver lo que ocurría fue a “socorrer” a las Rosso, a quienes conocía del barrio.

En esas circunstancias, el muchacho, que era padre de cuatro chicos, recibió un balazo en la cabeza, a la altura de la sien y murió casi en el acto.

Si bien en un comienzo se sospechó que este segundo ataque había sido cometido por el mismo hombre que disparó contra las Rosso, tanto los pesquisas como Roxana y otro vecino que presenció el hecho coincidieron en que a Martínez  lo habría matado Machuca, el novio de Yamila y padre del hijo de ésta, que arribó al lugar al enterarse de lo ocurrido con ella.

Los investigadores creen que este segundo sospechoso creyó que Martínez era quien había disparado contra Silvia y Yamila o bien disparó contra el frente del PH de “Cacho” -que ya había escapado, al parecer, a bordo de una moto- sin intención de tirarle al joven que terminó muerto.

Al respecto, Mauricio dijo que él se enteró esta mañana de que los testigos apuntaban al novio de su hermana por el crimen de Martínez y reveló que trabaja en la misma empresa que él, al que describió como “un pibe muy bueno” y un “buen padre”.

También detalló que su sobrino resultó ileso pero quedó “bañado en sangre” y “shockeado” por lo sucedido con su abuela y su madre, quienes fueron trasladadas al Hospital Fiorito de Avellaneda, donde Silvia murió a raíz de las heridas sufridas y Yamila debió ser intervenida quirúrgicamente.

Mauricio precisó que en la operación, que duró seis horas, los médicos constataron que los balazos habían lesionado el hígado, estómago, intestino delgado y pierna izquierda de Yamila, que esta tarde internada en “coma”.

El hecho generó consternación en el barrio donde los vecinos afirman que el sospechoso “Cacho”  ya tenía varios antecedentes de violencia.

“Es un tipo muy violento, tiene causas por pegarle un tiro a una persona en una pierna, a otra persona en un brazo, se tiroteó con la Policía y sigue suelto”, indicó Mauricio y agregó que “todo el mundo sabía que esta persona andaba armada”.

Por otra parte, mientras los efectivos de la Jefatura Departamental Lanús realizaban distintas diligencias en procura de localizar a los dos sospechosos, Machuca se presentó esta tarde junto a un abogado en la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 2 de Avellaneda, a cargo del fiscal Mario Prieto, y quedó detenido por el crimen de Martínez.


Compartir: 
Etiquetas: