Por la interna del PRO fracasa el nombramiento de una jueza al Tribunal Superior

La postulación de la jueza fue archivada por el macrismo.
La postulación de la jueza fue archivada por el macrismo.

La iniciativa del gobierno porteño para llevar a la camarista Inés Weinberg de Roca a cubrir la última vacante en el Tribunal Superior de Justicia Porteño está en suspenso. El pliego debe votarse hoy en la Legislatura y lograr un piso de 40 votos para obtener su aprobación.  Sin embargo, aún está por verse si será tratado en el recinto. Y si llega su aprobación es altamente improbable.

Intrigas políticas, denuncias para embarrar la cancha y desmanejos tácticos complotaron contra una nominación que no tendrá reemplazo al menos hasta los últimos meses del año.

Integrante del fuero contencioso administrativo porteño, con un CV de peso (que incluye haber sido jueza humanitaria en tribunales de la ONU), jugó su última ficha durante el día de ayer cuando intentó convencer a los diputados opositores al macrismo de que la voten. Se comunicó con varios de ellos, expuso sus argumentos, les habló con los términos de una jueza y obtuvo quizás la respuesta más previsible de la política: “el problema no es con usted doctora, es que Mauricio no puso nada arriba de la mesa para negociar”.

Simple: los opositores habrían votado a Weinberg  de Roca con el esquema de canje de leyes (o cargos) que tanto le ha redituado al Pro para lograr mayorías extraordinarias. En Bolivar 1 esa posibilidad nunca se manejó y Mauricio Macri hizo apenas un tibio apoyo público a la candidatura de la camarista.

El líder del Pro no arriesgó demasiado y por eso la caída de la nominación tampoco lo afecta. El TSJ nunca le ha traído dolores de cabeza que impliquen colocar alguien allí a todo o nada, es un tribunal que no maneja fondos y además el asunto se vio superado en la agenda mediática con el DNU de Macri para la creación de tribunales sobre Libertad de Expresión en medio de la pelea entre el Gobierno nacional y el grupo Clarín.

Más preocupante es lo que sucede internamente en el Pro como bloque legislativo y como espacio de poder. Tal como había contado CyR, las mayores trabas para los 40 votos no estaban en la oposición sino en el macrismo. Los diputados cercanos al presidente de Boca Daniel “Tano” Angelici complotaron contra Weinberg de Roca y siempre hablaron del camarista Esteban Centanaro como Plan B.

También del fuero contencioso porteño, Centanaro es radical, como Angelici y, curiosamente, como Ernesto Mercer, quien desde hace un mes  se dedica a bombardear la nominación de la jueza con denuncias de supuestas irregularidades en el cobro de sus salarios como jueza porteña y cono integrante de tribunales internacionales. Lo particular es que sus dos denuncias (una ante la Legislatura y otra ante el Consejo de la Magistratura) no tenían sustento alguno, sino que eran preguntas y dudas que debían aclararse abriendo una investigación. En ambos terrenos el pedido quedó archivado. Un proceder curioso para quien fuera designado Procurador del Tesoro  (jefe de los abogados del estado) durante el gobierno de Fernando De la Rua.

Anoche en Bolivar 1 descartaban nuevos intentos de completar la corte porteña, al menos hasta diciembre. Entonces podrán surgir nuevos candidatos.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *