| Mar del Plata

Mató a tiros a un invitado en una fiesta: los vínculos del organizador con políticos y policías

El acusado del crimen se entregó en Tucumán.

Río con el ex intendente Arroyo.

El principal sospechoso de matar a otro hombre durante una fiesta en un balneario de Mar del Plata aparece en una foto con el organizador del festejo, Mauricio Damián Ríos, a quien se vincula en aquella ciudad con un exintendente, policías, abogados y miembros del poder judicial de aquella ciudad.

Ríos organizó una fiesta por su cumpleaños 51 en el balneario Horizonte, a la que invitó a 200 personas. Pero todo terminó de la peor manera, ya que hubo una pelea entre sus invitados y uno de ellos terminó muerto a los tiros. El otro se encuentra prófugo.

La víctima se llamaba Maximiliano Rhil, de 44 años, supuestamente empleado de una carnicería en la localidad de Ezeiza, quien habría viajado durante el fin de semana para participar de la fiesta organizada por Ríos.

El acusado se llama Juan José Piero Pinna, lo apodan “El Tucumano” y también lo conocen como “El Faraón del Pollo”. Según se informó, se entregó en Tucumán en la noche del lunes.

La pelea

La representante del Ministerio Público Fiscal (MPF) de Mar del Plata a cargo de la causa, Forencia Salas, dijo a la prensa que durante el festejo, en el que había niños y un pelotero, “se produce una pelea entre él (Pinna) y Núñez, que termina lesionado en una pierna, aunque no sindica a esta persona prófuga como autora de ese hecho (la lesión)”.

De acuerdo al relato de la fiscal, tras ese altercado con Núñez, Pinna “se retira hasta su auto siendo seguido por Maximiliano Rhil, en un intento de calmar los ánimos”.

Pinna y Ríos durante la fiesta.

Salas añadió que, en base a las declaraciones de 20 testigos ya incorporadas a la causa, se determinó que Pinna “sube a su vehículo, extrae un arma y efectúa nueve detonaciones, cuatro sobre el cuerpo de la víctima, sin mediar discusión previa o altercado, solo que Rhil le recriminaba esa actitud combativa dentro del evento. Nada ameritaba que el imputado arremeta contra él con cuatro tiros”.

“Es la muerte de una persona que de alguna manera estaba intentando calmar los ánimos”, expresó la fiscal.

El organizador

Ríos, el organizador de la fiesta que terminó a los tiros, es conocido en Mar del Plata por dedicarse al rubro de los balnearios y de los bares, además de por su cercanía con el exintendente de Cambiemos, Carlos Arroyo.

De hecho aparece en fotos junto con Arroyo, quien perdió la intendencia en 2019 a mano de Guillermo Montenegro. En su momento, la publicación de la foto de Ríos con Arroyo provocó malestar en el gremio de guardavidas, quienes entonces estaban en conflicto por sueldos adeudados en el balneario Abracadabra, que Ríos explotaba.

“Es una situación que llegó a un límite, hace dos años que discutimos en buenos y malos términos con el explotador de la playa, Mauricio Rios, que también tiene otro tipo de explotaciones gastronómicas y siempre se dedicó a tratar mal a los trabajadores, a no pagar en tiempo y forma los salarios y a no registrar los vínculos laborales”, dijeron entonces los guardavidas.

A Ríos también se lo señala como el propietario del café Themis, un emprendimiento en el que tendría como socios a dos exjefes policiales. Según la prensa local, el bar es una suerte de oficina paralela de abogados penalistas.

Los vínculos

“Junto a Ríos, los otros dos dueños de Themis son dos policías exjefes de la Departamental de Mar del Plata: Rubén Soria y Christian Marcozzi. Durante 2017 Marcozzi sucedió a Soria en el despacho de Gascón y Entre Ríos hasta que en el 2019, la jefatura de Marcozzi terminó escandalosamente luego de ser separado de su cargo por golpear a un detenido y quedar registrado en un video”, sostiene el diario La Capital.

A Ríos también se lo vinculó en la prensa local con la usurpación de una mansión en el balneario de Cariló, que se ocupó durante un año, hasta que sus propietarios pudieran recuperarla con la intervención de la policía.

Entonces se dijo que Ríos tenía vínculos con Rudy Ulloa, exchofer de Néstor Kirchner, aunque sin mayores evidencias.