| Bahía Blanca

Las cámaras del Municipio no funcionaban frente al local del Frente de Todos donde explotó la bomba

Buscan imágenes en cámaras privadas. La bomba estaba hecha con pólvora y con un artefacto eléctrico.

Las cámaras de seguridad de la Municipalidad de Bahía Blanca no funcionaban en las calles donde se encuentra el local del Frente de Todos de esa ciudad que fue atacado con un artefacto explosivo en la madrugada del martes 25 de Mayo.

Fuentes de la causa consultadas por CyR confirmaron que los dispositivos de videovigilancia no se encontraban en funcionamiento en la intersección de las calles Donado y Beruti, donde se ubica el local que sufrió el atentado con una bomba que provocó daños en el inmueble y en viviendas vecinas.

“No tengo ese dato”, admitió una fuente de la justicia federal, cuando se le consultó sobre desde cuando las cámaras estaban inactivas en ese sector de la ciudad, cuyo intendente es el periodista Héctor Gay (Juntos por el Cambio).

“Las cámaras cercanas no andaban, se están buscando cámaras de otras zonas de la ciudad”, dijo la fuente vinculada con la investigación que pasó a la Justicia Federal, luego de que se hubiera iniciado una pesquisa en el Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires.

En principio tampoco se espera obtener mayores datos de las cámaras de video que hay en locales comerciales de la zona porque en su mayoría apuntan hacia el frente de los negocios, de manera que será difícil que puedan aportar algún datos sobre los atacantes de la unidad básica peronista.

Informe preliminar

El informe preliminar hecho por la División Explosivos de la Policía Bonaerense sobre el tipo de explosivo sostiene que “se desprende de los elementos en cuestión en su conjunto y debido al confinamiento de una cierta cantidad no precisada de un deflagrante (posiblemente pólvora)”.

“Arrojan como consecuencia la detonación del envase por exceso de presión, siendo este metálico (posiblemente aluminio), agregaron las pericias.

El informe indicó: “Deduciendo que su sistema de iniciación sería eléctrico por los componentes hallados, no pudiendo determinar si es remoto inalámbrico o con temporizador (reloj)”.

También se indicó que los peritos llegaron a la conclusión que se trató de “un artefacto explosivo no reglamentario, con el poder suficiente para producir lesiones y daños a terceros”.

Las fuentes indicaron que los peritos de Explosivos de Bomberos hallaron en el lugar fragmentos “de aluminio y hasta una pila doble A”, que al parecer se usó  para la detonación.

Fabricación casera

Para traducir el informe pericial: se trata de una bomba de fabricación casera, que se puede haber hecho explotar a la distancia o mediante un reloj eléctrico o algo similar.

Eso significa que quien elaboró el artefacto tiene algún tipo de conocimiento, que es bastante específico, tanto en el armado como en la detonación del explosivo, que generó daños materiales.

“El informe preliminar de los explosivos no es exhaustivo, pero no parece ser muy sofisticado”, precisó la fuente, aunque también admitió que aún es muy prematuro aventurar quién está en condiciones de confeccionarlo.

La causa en la provincia estuvo inicialmente en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) 8, a cargo de Marcelo Romero Jardín, quien luego la derivó a la Justicia Federal.

En el lugar se hallaron panfletos anónimos e intimidatorios, que se sumaron al expediente judicial. “Ahora a cuidarse traidores sabemos donde viven”, decían los panfletos.

En la web del Ministerio Público se indicó que el fiscal Horacio Azzolin, quien subroga la fiscalía general, solicitó a la población que cualquier dato que permita determinar el origen de la explosión y esclarecer los hechos ocurridos debe dirigirse a la dirección de correo electrónico correspondiente a la Fiscalía General ante la Cámara Federal, fcmfed-bha@mpf.gov.ar