| Noticias

La mujer del portero detenido dijo que fue torturado por la policía

La esposa de Mangieri dijo que la Policía lo picaneó.

La esposa de Mangieri dijo que la Policía lo picaneó.

Diana Saettone, la esposa del encargado del edificio donde vivía Angeles Rawson y que fue acusado de su homicidio, Jorge Mangieri, dijo que su marido fue amenzado por desconocidos y golpeado y torturado por la Policía minutos antes de su arresto.

“La primera vez fue el jueves. Paró un auto sin patente, un Polo negro, que tenía dos personas, le preguntaron si él era el encargado, pensó que le iban a robar, y lo amenazaron. Lo apuntaron con un arma en la cabeza”, dijo la mujer al Canal C5N.

“Ayer -continuó- lo paró un patrullero de esos viejos, le dijeron que tenía que ir a declarar y cuando pasaron unas cuadras, le pusieron un gorro que todavía tengo y le empezaron a golpear, a quemarlo, picanearlo. Tiene la espalda y los brazos destrozados. Jorge se lo dijo ayer a los policía de homicidios”.

Sobre los presuntos “arañazos” que tenía su marido en los brazos, aclaró: “Lo único que tenía era unos rayones chiquitos porque el domingo había estado trabajando todo el día con el auto. Después tiene un montón de lesiones que le hizo la Policía”. Saettone volvió sobre las supuestas amenazas de la Pólicía y afirmó que le preguntó a su esposo si sabía algo y Mangeri le respondió: ‘¿Vos te pensás que voy a quedar pegado si yo vi algo?’. “Si él vio algo, creo que no lo dice para protegerme a mí”, aseguró la mujer.

Además, aclaró que ella no estuvo en el edificio el lunes. “Recién habíamos pintado la casa y como soy medio alérgica me quedé un día más en lo de mis papás, a donde habíamos estado por el fin de semana. Él se vino sólo a trabajar. Y yo llegué a la noche”.

Consultada sobre la licencia médica de su esposo, respondió: “No la pidió el lunes, sino el martes. Ya venía mal desde el domingo porque habíamos comido asado. El lunes comió mucho yogurt y le dolía la panza. El martes fuimos al médico. Le pusieron síndrome gripal y dijeron que es común, que hay un virus que viene con descompostura y fiebre. Tengo todos los estudios. Cuando bajó a comprarle los remedios, me encontré a la mamá de Mumi y me contó todo”.

“Mi marido no es lo que dicen. ¿Me dicen que tuvo un brote de locura y volvió a la normalidad? Yo sé que hay gente que tiene doble cara, pero acá no. Mi abogado me dijo que es un manotazo de ahogado. No me molesta que investiguen, que revisen mi casa por más que la gente piensa que porque te allanan sos culpable. Pero él no tiene doble cara. Es un perejil o vio algo que tenía que ver y no me lo quiso decir”, analizó. “No me casé con un monstruo. Hay un asesino que es un perverso suelto”, insistió. “Es buena persona y si tiene doble personalidad quiero que me lo demuestren con pruebas”, sostuvo.

 

 


Compartir: