| Proceso

La Corte rechazó dos planteos de De Vido y va a juicio oral

La defensa del ex ministro apeló ante la Corte su procesamiento y la elevación a juicio. La Corte los rechazó de plano, por que se encamina al juicio oral.

De Vido tiene un frente judicial complicado.

De Vido tiene un frente judicial complicado.

Pasaron las PASO y los tribunales volvieron a activarse. La Corte Suprema de Justicia rechazó el martes dos presentaciones del ex ministro de Planificación Julio de Vido, con lo cual le dio vía libre al juicio oral que se le va a seguir por la tragedia de Once.

La defensa de De Vido realizó dos presentaciones ante el máximo tribunal, que rechazó sin más trámite por considerar que no son cuestiones debatibles por la Corte.

Por un lado, De Vido cuestionaba la resolución que había dispuesto su procesamiento y el embargo de sus bienes; en la otra, había objetado la validez de la elevación a juicio. Las dos fueron rechazadas.

“El rechazo in limine de las excepciones referidas originó la vía recursiva que culminó con la intervención de la Corte, que decidió desestimar la queja intentada por no dirigirse contra la sentencia final de la causa”, indicó el Centro de Información Judicial (CIJ).

El argumento de las resoluciones de la Corte tienen el mismo argumento: son apelaciones de cuestiones procesales, no de sentencias definitivas, por lo cual no pueden ser atendidas por el máximo tribunal.

Hace ya uno año la Cámara Federal, en julio de 2016, había confirmado el procesamiento y el embargo que había dictado el juez Claudio Bonadio contra De Vido como responsable político por la tragedia ferroviaria de Once, en la que murieron 51 personas.

El procesamiento y el embargo habían sido dictados el 10 de mayo por Bonadio por los delitos de “descarrilamiento de un tren agravado por resultar personas fallecidas y lesionadas, en calidad de coautor y defraudación contra la Administración Pública por administración fraudulenta, en calidad de partícipe necesario”.

De Vido fue procesado por no haber controlado el destino de los subsidios destinados al sistema ferroviario cuando fue responsable del Ministerio de Planificación durante los tres mandatos de presidenciales del kirchnerismo.

En diciembre de 2015 fueron condenados a ocho años de prisión los exsecretarios de Transporte Juan Pablo Schiavi (2009-2012) y Ricardo Jaime (2003-2009) por un “delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública”.

En septiembre de 2016, el juez Bonadio cerró la instrucción del expediente y lo elevó para que se realice el correspondiente juicio oral. Con los rechazos de hoy de la Corte queda libre para sea llevado hasta el juicio oral.

El fiscal González recordó en su dictamen que De Vido está acusado por “no haber controlado las condiciones de funcionamiento en cuanto a la utilización del material rodante, de la infraestructura, del personal transferido y la aplicación de fondos públicos que el Estado Nacional puso a disposición de la empresa Trenes de Buenos Aires S.A”.

“La inacción del nombrado, en función del rol que desempeñaba, como de las dependencias subordinadas -pese al notorio deterioro de los bienes afectados a la concesión-, posibilitaron las circunstancias precedentemente detalladas”, sostuvo el representante del Ministerio Público.