| Represión

Investigan el ataque de la Gendarmería a una murga en una villa

La fiscalía contra la violencia institucional inició una causa y recibió testimonios. Denuncian los vecinos que la Gendarmería les disparó a los chicos que integraban la murga.

balas de gomaLa Justicia investiga el ataque con balas de goma llevado adelante por efectivos de la Gendarmería Nacional contra un grupo de chicos y adultos que integraban una murga en un asentamiento del Bajo Flores.

“La Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), a cargo del fiscal Miguel Palazzani, se encuentra investigando los hechos sucedidos el viernes por la noche en el barrio Illia del Bajo Flores, cuando –en el marco de un supuesto operativo- miembros de Gendarmería Nacional accionaron contra un grupo de vecinos. El episodio dejó como saldo al menos once  heridos, entre ellos menores de edad”, informó la web de la Procuración General de la Nación.

“Según coincidieron los tres testimonios recibidos hoy –dos de ellos por parte de quienes serían víctimas- en la sede del programa de la Agencia Territorial de Acceso a la Justicia (ATAJO) del Bajo Flores, un grupo de personas se encontraba ensayando en una murga barrial cuando la Gendarmería irrumpió con violencia en la zona”, agrega la información.

“Las declaraciones de los testigos detallaron que la Gendarmería avanzó sobre los vecinos y disparó en una zona donde había niños y adolescentes. Hasta el momento no hay elementos que indiquen que las personas agredidas tuvieran armas, ni que los gendarmes hayan sido heridos en el contexto de la represión denunciada ante el Ministerio Público Fiscal”, concluye el comunicado.

Según denunciaron los vecinos en las redes sociales, varios niños que estaban en el lugar recibieron en el cuerpo los impactos de las balas de goma disparadas por efectivos de la Gendarmería que irrumpieron en el barrio.

Según publicó en su página de facebook la organización La Garganta Poderosa, un chico de ocho años, indicó: ““Hace 2 años que bailo para divertirme en la murga de mi barrio, la villa 1-11-14, pero el viernes me asusté mucho, cuando nos dispararon a mí y a todos mis amigos. Yo sentí un golpe en la cabeza y otro en la pierna, que al final eran dos balas de goma… Por eso, ayer al mediodía, cuando pasé caminando por adelante de un señor de Gendarmería, le pregunté: ‘¿Por qué me tiraron a mí, que tengo 8 años nada más?’. Y ahí nomás, me respondió: ‘Tomatela, pendejo de mierda, porque la próxima te reventamos la cabeza'”.

El director de la murga Gustavo González escribió en la misma página: “Acá no hubo guerra, ni allanamiento, desde ya, pero utilizan impunemente esa versión, para no hablar de la verdadera represión que sufrió nuestra murga, nuestro barrio, nuestra gente. Y como de costumbre, para tapar el impresentable accionar de estas Fuerzas de Seguridad, que se repite cada dos por tres, sin pagar ningún costo, ni rendir ninguna explicación, porque los ampara el silencio”.