| Noticias

Indagan a los tres detenidos por la muerte de un joven en Palermo

Los tres jóvenes detenidos este domingo, acusados de haber golpeado y matado a un repartidor de pizza en el barrio porteño de Palermo, serán indagados por el juez de instrucción Alberto Baños. El juez Baños deberá definir cómo calificará la muerte de Sebastián Sánchez Guevara (26) y de ello dependerá si los tres sospechosos permanecerán detenidos o algunos o todos ellos recuperarán su libertad.

Los voceros explicaron que una de las posibilidades es que de no identificarse claramente el autor material del golpe homicida, la Justicia le puede atribuir a los tres imputados un homicidio en riña, un delito excarcelable con una pena de 2 a 6 años de prisión. Otra de las alternativas es que acuse a uno o más de los imputados de un homicidio preterintencional, que tiene una pena de 1 a 6 años -también excarcelable-, y se da cuando una persona agrede a otra con la intención de generar un daño, pero no la muerte.

El hecho ocurrió ayer a la madrugada en avenida Sarmiento, casi esquina Colombia, en un sector de la plaza Intendente Seeber, a metros de la embajada de Estados Unidos, en esta Capital Federal. Fuentes policiales informaron a la agencia Télam que todo comenzó cuando Sánchez Guevara -quien trabajaba como repartidor en una pizzería de la cadena “Romario” de la zona-, se dirigía junto a dos amigos y compañeros de trabajo rumbo al hipódromo de Palermo, a jugar en el sector de las máquinas tragamonedas.

Estos tres amigos se cruzaron con un grupo de cinco personas, tres hombres y dos mujeres, con el que se generó un enfrentamiento, aparentemente por un piropo hacia una de las chicas. Según las fuentes, en la plaza se originó una riña en la que Sánchez Guevara recibió golpes que lo tumbaron al piso, donde se especula que su cabeza golpeó el piso.

La pelea terminó cuando la víctima quedó malherida y tendida sobre la vereda que da a Sarmiento, tras lo cual, sus amigos le pidieron ayuda a un vigilador de la embajada de Estados Unidos para que llame a una ambulancia.


Compartir: