| Proyecto

Fuga récord de capitales e impuesto a la riqueza: miles de millones y nombres que se cruzan

El proyecto ingresa en el Congreso la semana próxima. Estiman recaudar U$S 3.000 millones.

Heller, Alberto, Guzmán y Máximo en Olivos.

La semana próxima debería ingresar en la Cámara de Diputados el proyecto de ley para gravar a las grandes fortunas y destinar todo lo recaudado al fortalecimiento del sistema sanitario, a la asistencia social y al apoyo de las pequeñas y medianas empresas en medio la grave crisis heredada del gobierno anterior y agravada por la pandemia del coronavirus.

El diputado nacional Itai Hagman confió que se pulieron los últimos detalles del texto que redacta el diputado Carlos Heller, con el aval del jefe de bloque, Máximo Kirchner, con las autoridades del Poder Ejecutivo para dar inicio al tratamiento del proyecto que podría alcanzar a unas 11 mil personas, dueñas de las mayores fortunas de la Argentina.

“Yo diría que tenemos el total apoyo al proyecto, que lo ve como un buen proyecto y una buena contribución, en un momento en que el país necesita esos recursos para afrontar los gastos generado por la crisis de una manera notable”, dijo Heller después de reunirse el miércoles en Olivos con el presidente Alberto Fernández, junto a Máximo.

Esta mañana se lanzó una campaña por las redes sociales con el hashtag #PonganLosQueFugaron para acompañar el movimiento hacia el tratamiento de la ley que se estima puede generar unos 3.000 millones de dólares, que serán destinados a cubrir los gastos extraordinarios generados por la enfermedad que castiga al mundo entero.

Campaña que la pongan

La campaña fue lanzada por el Frente Grande que encabeza el dirigente social Juan Grabois. “Los que ayer se llevaron los dólares del país hoy le piden al Estado que pague los sueldos de sus empresas y se escandalizan con la palabra impuesto. Llegó el momento de que #PonganLosQueFugaron”, escribió Grabois en su cuenta de twitter.

La campaña busca vincular el informe elaborado por el Banco Central (BCRA) y dado a conocer la semana pasada que estima en 86 mil millones de dólares los fugados de la Argentina durante los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, cuando se borraron todos los controles a los movimientos de capitales.

“Tengo la certeza de que en más de un 95 por ciento de los casos, los nombres que encabezaron la fuga de capitales coincide con los de quienes deberán pagar el impuesto extraordinario a la riqueza.  Por eso la idea de asociar la fuga de capitales con quien quiénes deberán pagar el impuesto”, explicó Hagman.

El informe elaborado por el BCRA consigna que “durante la fase de ingreso de capitales comprendida entre diciembre de 2015 y principios de 2018, aproximadamente 8 de cada 10 dólares que ingresaron al país desde el exterior tenían su origen en colocaciones de deuda y capitales especulativos. El ingreso de divisas por deuda pública, privada e inversiones especulativas de portafolio sumó USD 100.000 millones en el período”.

Fuga récord

Cuando cesó el ingreso de los capitales especulativos y se inició su reversión a principios de 2018, el gobierno de Macri pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo récord de USD 44.500 millones. La prometida lluvia de inversiones nunca llegó y los capitales especulativos se fueron después de haber cosechado enormes ganancias.

Dice el informe:

  • A lo largo de todo el período, la formación de activos externos (FAE) de los residentes (coloquialmente llamada “fuga de capitales”) se triplicó, superando los USD 86.000 millones. Aún durante la primera fase de auge e ingreso de capitales, la formación de activos externos de los residentes alcanzó los USD 41.100 millones. En la etapa de aceleración de salida de capitales, a partir de mayo de 2018, la FAE alcanzó los USD 45.100 millones.
  • La fuga de capitales presenta en el período una notable concentración en unos pocos actores económicos. Un reducido grupo de 100 agentes realizó compras netas por USD 24.679 millones. Por su parte, la FAE de los 10 principales compradores explica USD 7.945 millones.
  • Al diferenciar entre personas humanas y personas jurídicas, se observa que apenas el 1% de las empresas que resultaron compradoras netas, adquirió USD 41.124 millones en concepto de formación de activos externos. En el caso de las personas humanas, tan sólo el 1% de los compradores acumuló USD 16.200 en compras netas durante el período. 

Se la llevaron

La concentración de la fuga tanto de empresas como de personas físicas es notable. Y ahí se encuentra la coincidencia que plantea Hagman entre quienes se la llevaron y quiénes deberían tributar el impuesto extraordinario a la riqueza.

Para poder cruzar las dos listas es necesario contar con el informe completo del BCRA. Hagman adelantó que el martes próximo habrá reunión de la Comisión Bicameral de Seguimiento de la Deuda de la cual es secretario. 

Su idea es pedir a las autoridades del Central la lista completa de los fugadores para avanzar en la investigación, que no necesariamente puede derivar en una causa penal, salvo que se pruebe que hubo connivencia entre las anteriores autoridades que borraron todas las regulaciones relativas al movimiento de capitales y las personas y empresas que fugaron los capitales.