| Mendoza

Florencia fue atacada a golpes, pidió ayuda a los gritos y nadie la ayudó

La policía recibió un llamado pero no dio curso a la comunicación.

Florencia conoció a la pareja por las redes sociales.

Florencia Romano, la adolescente de 14 años cuyo cadáver se encontró ayer, pidió ayuda a los gritos, pero la policía no dio curso a la llamada que hizo una vecina.

Desde el sábado último no había noticias de la de la menor, cuyo cuerpo de encontró en un cauce de riego de la localidad mendocina de Maipú.

La autopsia determinó que la atacaron a golpes, tenías lesiones cortantes y además su cuerpo tenía quemaduras, informaron fuentes de la investigación.

Lo más dramático es que mientras se producía el ataque, Florencia pidió auxilio a los gritos, por lo que una vecina llamó al Centro Estratégico de Operaciones (CEO) 911 para denunciarlo.

La comunicación la atendió una auxiliar de la policía mendocina que no le dio curso y que por ese motivo fue hoy pasada a disponibilidad.

Una pareja presa

Por el crimen de la adolescente está presa una pareja a la que la víctima conoció por la red social Instagram y a cuya casa se dirigió la noche del sábado 12 de diciembre, momento desde el cual nada más se supo de ella.

La confirmación de que el cuerpo que se encontró ayer a la tarde en un cauce de riego ubicado a la altura de la calle Alsina al 2300 de Maipú era de Florencia llegó esta mañana.

Entonces los expertos del Cuerpo Médico Forense concluyeron los estudios genéticos necesarios para la identificación ante el mal estado en el que se encontraba el cadáver.

Para realizar esos estudios en el Laboratorio del Registro de Huellas Genéticas se utilizó un robot de última generación que llegó a Mendoza a préstamo por 90 días y que obtiene perfiles genéticos en 90 minutos, explicaron las fuentes.

El fiscal jefe de Homicidios de Mendoza, Fernando Guzzo, y la fiscal a cargo de la investigación, Claudia Ríos, ya dijeron tras el hallazgo que todo indicaba que se trataba de Romano, aunque se aguardaban las pruebas científicas para corroborarlo.

El cadáver lo encontró a las 18.30 de ayer personal de la Policía Científica y de la Unidad Fiscal de Homicidios, en ese cauce cercano a un frigorífico.

Golpes en el cuerpo

La joven estaba parcialmente calcinada y envuelta en mantas y, de acuerdo a los resultados preliminares de la autopsia, fue golpeada en gran parte del cuerpo -presenta fractura nasal y de cráneo- con un objeto contundente y con puños.

Además se detectaron heridas cortantes en el cuello, aunque se investiga si esas lesiones, al igual que el calcinamiento, fueron post mortem, detallaron los voceros.

Antes del hallazgo de Romano, y cuando aún se investigaba su paradero, se arrestó a dos integrantes de una pareja: Pablo Arancibia (33) y Micaela Méndez (27).

Ambos fueron imputados ayer por la fiscal Ríos del delito de femicidio en grado de coautoría, que prevé una pena de prisión perpetua.

Lee más: Florencia Romano: confirman que el cuerpo encontrado es de la adolescente desaparecida

En paralelo a esta causa, se inició otra para investigar las razones por las cuales no se le dio curso al llamado que indicaba que una persona pedía auxilio realizado por una vecina al CEO de Mendoza.

Esa comunicación se produjo a las 18.58 del sábado último y en ella se daba cuenta de una situación de violencia en el domicilio de la pareja ahora acusada, donde, de acuerdo a la pesquisa, se encontraba Florencia.

El director General de la Policía de Córdoba, comisario general Roberto Munives, ordenó hoy pasar a disponibilidad a la auxiliar de la fuerza Soledad Herrero por no dar curso al llamado de alerta.

A la mujer la llamaron a declarar esta mañana en la Justicia para que dé las explicaciones del caso, confirmaron a Télam fuentes del Ministerio de Seguridad.

Los voceros dijeron que Herrero hace 13 años que reviste en la fuerza y cuatro que es operadora del CEO.

Gritos de auxilio

“Lo irónico fue que justamente una mujer fue la que cortó un llamado donde se denunciaba violencia de género”, expresó esta mañana a radio El Nihuil el jefe de los fiscales, Guzzo.

“Ayer descubrimos esto, que surgió cuando quisimos corroborar la veracidad de un testimonio que hablaba de gritos de auxilio. Para corroborar, pedimos las desgrabaciones del CEO y ahí nos dimos cuenta de que la persona que hizo un llamado no tuvo respuesta del operador”, detalló el funcionario judicial.

“Inmediatamente sacamos una compulsa penal, que tramita en otra fiscalía y que no debiera tardar mucho en llegar a una conclusión porque la prueba es vidente: está el audio, quien lo realizó y quien lo recibió”, agregó.

A Florencia la vieron con vida por última vez el sábado último, cuando salió de su casa para ir supuestamente a reunirse con amigas, según le dijo a sus familiares.

Pero con el correr de la pesquisa se determinó que viajó desde en Guaymallén, donde vivía, hacia Maipú, donde residían Arancibia y Méndez.

Un encuentro

Durante la investigación, los investigadores establecieron que la chica mantenía contacto con la pareja a través de Instagram y que había acordado encontrarse ese día con ella.

Cuando los consultaron al respecto, la pareja confirmó esa circunstancia aunque aseguraron que la adolescente se retiró de su casa esa misma tarde.

Ese y otros datos despertaron las sospechas de los pesquisas, quienes arrestaron y trasladaron a la pareja hasta la fiscalía de Homicidios.

Mientras ayer familiares y amigos realizaban manifestaciones y marchas por el centro mendocino para pedir por la adolescente, los policías encontraron el cuerpo en el cauce de riego.

Un vocero del Ministerio Público Fiscal informó dijo a Télam que aún no se determinó cuál fue el móvil del crimen: “No tenemos claro si fue un ataque sexual. Lo que surge es una agresión física” de la cual la joven intentó defenderse.

Voceros de la pesquisa dijeron que se analizan marcas y lesiones en las manos y brazos del hombre sospechosos, con el fin de determinar si la hizo la adolescente cuando se defendió del ataque.