| Iniciativa

El plan secreto del Gobierno para reformar el Código Penal

Garavano convocó a una comisión integrada por camaristas y académicos para reformar el CP. Atrás quedó el proyecto de Zaffaroni, Gil Lavedra, Arslanian y Pinedo.

Garavano con los jueces federales.

Garavano convocó a un grupo de jueces.

Con gran discreción, Germán Garavano puso en movimiento su plan para reformar el Código Penal. Tras ver que su plan Justicia 2020 quedaba paralizado, no haber logrado remover a Alejandra Gils Carbó, llevar a Balcarce 50 información errónea del fallo de la Corte sobre tarifas y no tener ningún resultado de peso en el Consejo de la Magistratura, ahora el ministro intenta recuperar la iniciativa.

Para esto ha convocado al camarista de la Casación Mariano Borinsky. No se trata del mejor momento: la Corte acaba de revocar con duras observaciones la sentencia que Borisnky firmó sobre la masacre de Pompeya, caso rimbombante y que quedó registrado en la pantalla grande por el cineasta Marcelo Peñeyro.
Borisnky es un fanático de las estadísticas sobre la productividad en los Tribunales. Está anotado para ser presidente de la Cámara en 2017. Cuando fueron las elecciones de 2015 solía halagar los proyectos de Justicia del candidato Sergio Massa quien, por cierto, por estas horas cumple el rol de dique de contención ante la aspiración de Elisa Carrió de conseguir los votos en Diputados para iniciarle un juicio político al titular de la Corte Ricardo Lorenzetti.
A la par de Borinsky se asoman otros potenciales “reformadores”. El académico Marcos Salt ligado al radicalismo, el camarista de la Casación ordinaria Horacio Díaz (cercano a Lorenzetti) y el camarista de la Casación Gustavo Hornos a quien el empresario y alter ego presidencial Nicky Caputo sigue promocionando para que sea procurador. Un mundo de distancia con la comisión que buscó reformar el Código durante el kirchnerismo.
Allí se anotaron Eugenio Zaffaroni, Ricardo Gil Lavedra y León Arslanian. Fueron acompañados por Fedrico Pinedo y María Elena Barbagelatta. El grupo nuevo ofrece un handicap muy inferior ya desde la base de que ninguno de los elegidos por Garavano cumple si quiera con el atributo de ser jefe de cátedra en la Facultad de Derecho.
Obviamente la misión del ministro es lograr una reforma del Código que en algún punto tenga un espíritu opuesto a la de Zaffaroni y Gil Lavedra que nunca se llegó a tratar en el Congreso. Cuando asumió en el cargo le dijo al diario La Nación que quería un Código Penal que atacara de lleno la corrupción.