| Embargo

El juez Rafecas procesó a José López por enriquecimiento

La medida fue adoptada por el juez Daniel Rafecas, quien además le dictó un embargo de 200 millones de pesos. Permanece detenido en la Cárcel de Ezeiza.

El juez federal Daniel Rafecas dispuso hoy el procesamiento por el delito de enriquecimiento ilícito del ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, detenido el martes 14 último a la madrugada cuando procuraba ocultar dinero, relojes de lujo y un arma en un monasterio de la localidad bonaerense de General Rodrìguez.

El magistrado, no obstante, mantuvo la competencia, es decir se quedó con la causa pese a un pedido del fiscal Federico Delgado para que le remitiera el expediente a su colega Julián Ercolini.

Rafecas dispuso, por otra parte, extraer copias de todo lo actuado para que se investigue en paralelo a López por presuntos delitos de corrupción, en el contexto de la causa que lleva adelante Ercolini por supuestos sobreprecios en la obra pública entre 2003 y 2015.

El fallo defiende la autonomía del delito de “enriquecimiento ilícito” por el que fue procesado López, con el objetivo de acelerar el proceso hacia el juicio oral, y la eventual obtención de un fallo que le permita al erario recuperar el dinero obtenido de manera ilegal por el ex funcionario. Rafecas resolvió, además, aceptar a la Oficina Anticorrupción (OA) como querellante en la causa.

El fiscal Delgado había pedido que Rafecas se declarara incompetente y unificara la investigación en la causa de Ercolini, pues los supuestos sobreprecios en la obra pública podían ser el origen del dinero mal habido por López, aunque el juez desestimó ese planteo.

En cuanto a la situación de detención de López, el juez la convirtió en prisión preventiva porque entendió que cuando fue arrestado estaba intentando ocultar prueba, lo que implica un riesgo procesal que amerita mantenerlo preso.

López, añade el fallo, no pudo justificar 8.982.047 de dólares, 153.610 euros y 159.114 pesos, además de costosos relojes, que le fueron encontrados en bolsos que pretendía esconder en un convento en General Rodríguez, el 14 de junio pasado.