| Por los pasillos

El CELS cuestionó a Cristina

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), conducido por el periodista Horacio Verbitsky, salió a cuestionar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por haber criticado el domingo en Plaza de Mayo, en forma genérica, a los jueces que dejan en libertad a supuestos delincuentes acusados de delitos graves.

En un comunicado titulado “Más prisión preventiva no es más seguridad”, el CELS advirtió que “el verdadero problema es la cantidad de pobres encarcelados sin condena” que viven en penales “indignos”. “Estas afirmaciones (de Cristina Fernández) distraen del debate sobre el funcionamiento de la justicia penal y sobre las políticas democráticas de prevención y reducción de la violencia y el delito que deben encararse”, opinó el CELS.

El organismo sostuvo que “por estremecedores que sean, los pocos casos en que personas sometidas a proceso han matado o violado no justifican el cuestionamiento genérico a los magistrados que aplican las leyes, la Constitución Nacional y las convenciones internacionales de derechos humanos”.

La presidenta Fernández había dicho el domingo que “hay sectores que se siguen conduciendo con una lógica de no respeto a la voluntad popular. Y no lo digo únicamente por la Ley de Medios, lo digo también por esos ciudadanos, esas ciudadanas que por allí ven que magistrados o jueces sin responsabilidad, dejan en libertad a personas que vuelven a delinquir, a matar, o a violar‘”.

“El CELS, que participó en la elaboración de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y acompaña el reclamo por su completa vigencia, objeta esta afirmación que legitima la demagogia punitiva y el peligrosismo penal, ya demasiado fuerte en medios de comunicación y administraciones provinciales. Estas afirmaciones distraen del debate sobre el funcionamiento de la justicia penal y sobre las políticas democráticas de prevención y reducción de la violencia y el delito que deben encararse”, sostuvo. La entidad recalcó que “el ordenamiento jurídico argentino no autoriza, sin debido proceso y condena judicial, a privar a nadie de la libertad por su peligrosidad”.

 


Compartir: