| Investigación

Denuncian a Szpolski, Garfunkel y a espías por lavado de dinero

La denuncia fue realizada por la Procelac. Piden que se investigue el vaciamiento del grupo 23 y el lavado de dinero, producto de la pauta oficial que recibieron en los últimos años.

Los dos ex socios, acusados de vaciadores.

Los dos ex socios, acusados de vaciadores.

Los empresarios de medios Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, favorecidos por una generosa pauta oficial durante el kirchnerismo, fueron denunciados por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) por el supuesto desvío del dinero público que habrían recibido con la pauta publicitaria.

El organismo solicitó que se investigue “a Szpolski, Garfunkel y a sus socios ocultos por el vaciamiento de Balkbrug Sociedad Anónima, la retención indebida de aportes de la Seguridad Social, las posibles evasiones impositivas, los innumerables cheques rechazados que pesan sobre Balkbrug S.A. y todo lo inherente con la pauta oficial, sus montos, origen y destinos”.

Fuentes judiciales informaron hoy que la denuncia del Ministerio Público fue sorteada en la Cámara Federal porteña y quedó radicada con el número 16597/2016 en el juzgado federal número 10 de Julián Ercolini, con intervención del fiscal federal Eduardo Taiano.

Szpolski y Garfunkel fueron los titulares de un conglomerado de medios (diarios, revistas, diarios, señales de televisión, sitios de internet) durante los doce años de kirchnerismo, pero cuando se fue Cristina Kirchner dejaron a centenares de trabajadores en la calle.

La presentación de la PROCELAC se basó en una denuncia que había recibido por parte de los síndicos de la Cooperativa de Trabajo Por Más Tiempo Limitada, Javier Borrelli y Claudio Mardones, quienes tras el cierre del diario Tiempo Argentino, crearpn una cooperativa con un semanario y sitio de internet.

​Además, el pedido incluyó que se investiguen “los diversos puntos señalados en todas las empresas que componen el Grupo 23, como así también todo otro hecho típico que se desprenda de la investigación”.

Szpolski y Garfunkel habrían funcionado como un aceitado mecanismo de lavado de fondos públicos a partir de la pauta publicitaria que le facturaban al Estado y cuya recaudación era derivada al desarrollo de otros negocios en los que aparecen repetidamente sociedades comerciales y una firma radicada en Panamá”, puntualizó la PROCELAC.

También se señaló a “una serie de figuras clave vinculadas al espionaje vernáculo: Juan José Gallea, actual director de Finanzas de la Agencia Federal de Inteligencia; el abogado Darío Richarte, miembro de la ex secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) durante la presidencia de Fernando De la Rúa; el funcionario Javier Fernández, miembro de la Auditoría General de la Nación, reconocido en Tribunales como operador judicial de la SIDE y el espía Horacio Antonio Stiuso, quien cumplió funciones en el organismo de inteligencia desde 1972 hasta 2014″.

La denuncia detalló también que “Szpolski, y un año después también Garfunkel, actuaron como los dos ‘fronting‘ del conglomerado de empresas que, en su mayoría, estaban registradas en el fisco como ‘Pymes‘ para pagar la mitad del IVA”.

Y sostuvo que, “de hecho, el nombre de ‘Grupo 23’ fue una marca de fantasía de un grupo de empresas que Szpolski llamaba ‘alianza’, ya que no contaba con una firma controlante y esas empresas que integraron el conglomerado facturaron varios millones de pesos al Estado, pero luego libraron decenas de cheques sin fondos”.

“La mención del funcionario Gallea tiene un papel clave en los vínculos de Szpolski que se denuncian en este escrito: Gallea fue gerente general del Grupo 23 desde su fundación y volvió en diciembre de 2015 al cargo de director de Finanzas de la AFI, un puesto que ya había ocupado en la SIDE en 2000, bajo la presidencia de De la Rúa y la conducción de la SIDE en manos del banquero Fernando De Santibañes y el abogado Richarte, que se desempeñaron hasta 2001 como titular y como segundo jefe de la SIDE respectivamente. Cabe destacar que ambos funcionarios fueron dos piezas centrales en el escándalo de las coimas del Senado que, luego de una década de maniobras judiciales, no prosperó en tribunales”, agrega la denuncia.

Sobre el rol de Richarte, explica que además de ser socio del abogado Diego Pirotta, “también forma parte del entramado de socios ocultos que operaban detrás de Szpolski como cara visible de un esquema de sociedades fantasma que eran encabezadas en los papeles por empleados suyos, como Roberto Oscar Flores, que fungió como titular de la mayoría de las empresas que conducía Szpolski y, desde febrero de 2011, también el millonario Garfunkel, que vive en Miami desde el año pasado, cuando dijo haber roto su relación societaria con “Sergio” y lo denunció penalmente por “amenazas” ante la jueza María Gabriela López Iñíguez.”

La denuncia planteó que se profundice la investigación sobre “sociedades fantasmas controladas por Szpolski, que podrían estar dedicadas al lavado de dinero” y puntualizó que en Panamá se verificó “la existencia de una empresa de turismo llamada Elos Internacional INC, creada por la familia Szpolski“.

Sus directores “son Elke Szpolski (hermana de Sergio), Iona Szpolski (su sobrina) y Regina Symner, que también figura como titular de otras sociedades del empresario” y “sigue en funcionamiento” mediante la marca “Premium Travel Panamá Diseño”, se completó.