| Interna feroz

Cuál fue el motivo de la pelea en la barra de River: negocios informales y poder

El control de los trapitos y la reventa de entradas son dos de las principales fuentes de ingreso. Una tregua que duró casi un año. Una pelea que se veía venir.

Los destrozos tras la pelea.

Los destrozos tras la pelea.

Por Ignacio Ramirez

Una batalla campal a la vista de todos, en uno de los clubes más importantes del futbol argentino.  Nadie pudo parar la locura.

La  interna  sangrienta  del Club River Plate, comenzó con  la violencia descontrolada en pleno Monumental a plena luz del día. El objetivo:  la disputa por los negocios informales del club, y una tregua que gozaba la barra oficial.

La Barra oficial “Los borrachos del Tablón” y la disidente  “La del Oeste” se la tenían jurada hace dos meses. Esto era una bomba a punto de estallar.  Todos conocían los rumores de disputas y pases de facturas, los dirigentes sabían que ocurrirína incidentes antes de fin de año; pero nadie hizo nada por evitarlo. Los del oeste, con total impunidad, fueron a atacar a la oficial.

El escenario de la batalla fue la confitería donde las dos facciones ingresaron a los gritos, con palos, cadenas y armas blancas a socios y a otros barras. La barra quería ultimar a un integrante de la oficial.  Unos 150 barras encapuchados dispuestos a matar o morir.  El saldo, cuatro barras heridos fuera de peligro, entre ellos,   el “Uruguayo” Larrain, el “Tachero” Luzzi y Héctor Godoy, y el  número 2 de la barra oficial.

La justicia hoy analiza los siete minutos que dura la grabación del descontrol de la pelea en el interior del club. La violenta gresca se dio a las 17 horas, en pleno horario de salida de los alumnos del Instituto River Plate y frente a los socios del club.

Los dirigentes saben el motivo de la tensión entre las facciones viejas amigas, hoy enemigas a muerte. “Trapitos, entradas y poder, el que mande;  quien se queda con todo”, relata un barra que participo de los enfrentamientos de la feroz interna  a Crimen y Razón.

Informalmente, dirigentes conocen a todos los barras de la disputa.  La barra oficial, mantenía relaciones indirectas con el oficialismo. Conocido es la relación de esta facción con las autoridades actuales. Este pacto indirecto, no cayó nada a gusto a los del oeste.

La llamativa relación entre el club  y Hector Guillermo  “Caverna”  Godoy, uno de los barras heridos en la violenta pelea, es una de las pruebas vivientes  de esta conexión entre los violentos y los dirigentes.

Carnet de empleado sector mantenimiento, socio activo, y una entrada para el River-Boca de hoy estaban entre las pertenencias del barra con causas judiciales en proceso, y que está en la lista de derecho de admisión;  pero curiosamente contaba con las entradas, a diferencia de los barras del oeste que sí tenían bloqueados sus carnets para adquirir los tikets.

Como particular damnificado, el club se presentó a la justicia, aportando datos concretos de los barras que ingresaron por el Playón central. “Mi decisión es echarlos del club”, aseguró Rodolfo D’Onofrio en Radio 10, luego de los incidentes registrados el martes en dependencias de la institución.

Sería interesante que los dirigentes expliquen qué relación los une con la barra oficial. Otro punto en cuestión, es entender que pasó en todo el 2014, ya que las dos barras convivieron pacíficamente en el club. Un supuesto pacto informal con la oficial, habría disparado la furia de los del Oeste.

Los borrachos del tablón, la rama oficial, y los del oeste, el brazo duro de la barra brava de River se juran una próxima venganza.


Compartir: 
Etiquetas:  , ,