| Resolución

Celebra Stornelli: la causa de espionaje se va de Dolores a Comodoro Py

La Cámara de Casación le dio la razón al fiscal que está procesado.

Stornelli en Dolores.

Stornelli en el juzgado de Dolores.

La Cámara Federal de Casación Penal dispuso hoy que la causa por espionaje y extorsión que tiene como centro al falso abogado Marcelo Sebastián D’Alessio pase a los tribunales federales de Comodoro Py.

De ese modo, deja de tramitar ante la justicia de Dolores, con lo cual se cumple finalmente el deseo del fiscal Carlos Stornelli, quien siempre buscó mover el expediente hacia un territorio “amigo”.

La decisión la tomó la Sala II del máximo tribunal de apelaciones, que integran para este caso por los jueces Javier Carbajo, Guillermo Yacobucci y Eduardo Riggi.

El planteo lo hizo en su momento el procesado fiscal Stornelli y del fiscal que interviene en la causa, Juan Pablo Curi, quien siempre respaldó a su colega.

Los jueces dijeron que el expediente debe tramitar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires porque es el distrito en el cual supuestamente ocurrieron los hechos que se investigan.

No tienen dudas

“A esta altura del proceso, no hay mayores dudas en punto a que (la asociación ilícita investigada) tendría su principio de operatividad en el ámbito jurisdiccional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, sostuvo el juez Yacobucci en la resolución a la que tuvo acceso Télam.

“La operatividad originaria de la investigación de esa hipótesis sobre la existencia de una asociación ilícita ha mostrado en la comprensión general de este proceso que, más allá de los posibles delitos en distintos ámbitos territoriales, su núcleo organizativo es ajeno al espacio de competencia del Juzgado Federal de Dolores”, aseguraron los jueces de Casación.

El caso D´Alessio, que se inició con la denuncia de un empresario víctima de las extorsiones del falso abogado, estuvo a cargo en sus comienzos por el entonces juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla y, ante su paso a la justicia de La Plata, le quedó al juez Martín Bava.

Cuando la Cámara Federal de Mar del Plata tuvo que resolver sobre la competencia territorial de la causa confirmó, provisoriamente, la intervención en el expediente de la justicia federal de Dolores, pero ahora, a casi tres años del inicio de la investigación, la Casación revirtió aquella decisión.

“Cumplido ya un lapso prolongado, cabe ordenar el progreso de esta causa, definiendo la competencia con el fin de impedir el fracaso de una investigación sobre hechos de especial gravedad y donde aparecen implicados sujetos con roles en estructuras de poder estatal o a estas vinculadas”, sostuvo el juez Yacobucci en el voto principal.

“El peso que corresponde otorgar a la investigación de una probable asociación delictiva en relación con los objetivos ilícitos –en diferentes ámbitos- que dan fundamento a su configuración, debe ser atendido a partir del núcleo de irradiación de su actividad sospechada”, afirmó.

Otras movidas

A partir de este fallo, es probable que las defensas de los imputados de las causas en las que se investigan específicamente las maniobras de espionaje ilegal desplegadas desde las bases AMBA de la Agencia Federal de Inteligencia y las realizadas en contra de familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan busquen que esos expedientes -ligados a este- también viajen a la Capital Federal.

El fallo de Casación se produjo un día después de que la Cámara Federal porteña determinó que, si bien hubo espionaje ilegal en la Argentina, hasta el momento no hay elementos que permitan probar que se hizo en forma orgánica desde la AFI u otros órganos del Estado.

El caso D´Alessio tuvo su inicio en una denuncia del empresario Etchebest, quien denunció al falso abogado por espionaje y extorsión luego que aquel le pidiera dinero a cambio de usar sus influencias –se jactaba de un supuesto vínculo con Stornelli y el difunto juez Claudio Bonadio- para evitarle quedar involucrado en el conocido caso de los cuadernos.

Junto con la denuncia, Etchebest presentó largas horas de grabaciones caseras con las que el mismo registró algunos de los diálogos con D´Alessio e incluso las imágenes que prueban que acompañó al falso abogado hasta Pinamar y pudo así ser testigo de un encuentro que este mantuvo con Stornelli.