| Investigación

Arrestan a la empleada de la pareja asesinada en Vicente López

Los investigadores creen que la mujer actuó como entregadora.

La empleada doméstica de un abogado jubilado de 74 años y su esposa de 72 hallados asesinados ayer a balazos dentro de su automóvil en el garaje de su casa en el partido bonaerense de Vicente López, fue detenida anoche y puesta disposición de la justicia, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de la empleada doméstica María Ninfa Aquino, de nacionalidad paraguaya (64), a quien se arrestó anoche en su domicilio de Pablo Podestá.

Los investigadores sospechan que pudo haber sido la entregadora, según precisaron las fuentes. Además, señalaron que, en el marco del hecho, se robaron joyas y dinero de la vivienda, entre otros valores.

La investigación indica que Ninfa Aquino tuvo varias contradicciones en su declaración y, en un allanamiento, los detectives incautaron un sobre de terciopelo, propiedad de la víctima, donde se hallaría la llave de la caja fuerte de la vivienda.

Los ejecutaron

Las víctimas son Enrique Del Río (74), quien recibió tres disparos en su cuerpo, y Mercedes Alonso (72), quien recibió un tiro en la nuca.

La empleada detenida fue quien informó del hallazgo de los cadáveres el jueves a la mañana dentro de un auto Mercedes Benz que estaba en la cochera de su casa situada en la calle Melo al 1100, esquina Gaspar Campos, del mencionado partido del norte del conurbano.

Además de abogado jubilado, los voceros indicaron que Del Río tuvo un breve paso por la Policía Federal Argentina (PFA), tenía una relación comercial con una empresa de seguridad privada y era propietario de playas de estacionamiento en la Capital Federal.

La denuncia

Según las fuentes, el episodio lo denunció por la empleada doméstica de la casa, quien relató a los investigadores que llegó a su lugar de trabajo cerca de las 7 de la mañana.

De acuerdo a lo que contó la mujer a la policía, como Del Río y su esposa se demoraban en levantarse para el desayuno, concurrió a la habitación y descubrió que no se encontraban.

“Ella explicó que comenzó a recorrer los distintos ambientes hasta que recién casi una hora después encontró a las víctimas asesinadas dentro del auto en el garaje”, dijo uno de los investigadores.

Ese relato comenzó generar dudas entre los pesquisas, por eso la empleada quedó presa para determinar cuál fue su participación en el robo y el homicidio de la pareja.

Los forenses que revisaron los cadáveres advirtieron, en principio, que Del Río presentaba un balazo en la zona de la clavícula, otro en el intercostal derecho y el restante en una pierna, mientras que su esposa, un tiro en la nuca.