| Investigación

Arrestan a dos sacerdotes acusados de abuso en un instituto de chicos sordos

Los abusos se habrían producido durante diez años. La denuncia la realizó una víctima. Uno de los curas detenidos tenía otras denuncias.

cura-pedofiloDos sacerdotes y otro hombre fueron detenidos el viernes en la provincia de Mendoza, acusados de haber abusado durante varios años de niños menores con deficiencias en la audición y que estaban alojados en un instituto católico situado en la localidad de Luján de Cuyo.

“Se sabe que la causa se inició por instancias de una denuncia presentada por la senadora radical Daniela García; hasta ella llegó el viernes pasado, durante un acto, una integrante del Movimiento de Sordos de Mendoza, que a través de una intérprete pudo revelarle a la legisladora al menos un hecho del que ella había sido testigo”, informó el diario La Nación.

Los abusos habrían ocurrido en el Instituto Próvolo, que depende de la arquidiócesis de Mendoza, donde asisten niños sordos e hipoacúsicos, y donde durante diez años se habrían producido los abusos sexuales, según la denuncia que investiga el fiscal Fabricio Sidoti,  cargo de la investigación.  

“En un acto de los derechos de los niños hace dos viernes una persona denunció el tema y desde ese momento comenzamos a trabajar”, señaló la legisladora de la UCR. “La testigo dice que hace al menos 6 años que pasan este tipo de abusos. Entre las declaraciones hemos recibido de testigos y abusados”, agregó.

“A partir de las pruebas iniciales, el pasado viernes se arrestó a tres personas del instituto Próvolo: dos curas-uno de 82 años y otro de 55 y a un hombre que también cumple funciones allí y que es hipoacúsico. Trascendió que este último fue obligado a cometer los primeros abusos. Para las autoridades judiciales esta persona es imputable, es decir, tiene plena consciencia de los hechos ocurridos”, según consignó el diario Uno.

Según el procurador de la Corte, Alejandro Gullé, la investigación empezó hace dos viernes. “Una testigo presencial se acercó a la Legislatura e hizo la denuncia”, comentó. “Hablamos de varios casos de abusos y son abusos con acceso carnal”, agregó Gullé.

Los testimonios de las primeras personas que declararon en la causa refieren que los abusos se remontan al año 2007 y que se habrían repetido hasta la actualidad, por lo que se comenzó a buscar nuevos testigos para declarar en la causa que lleva adelante el fiscal Sidotti, a quien meses atrás se le inició un jury por un caso de una joven que terminó siendo asesinada por su padre, luego de que lo hubiera denunciado.

A los tres detenidos se los acusa del delito de abuso sexual agravado por la guarda y la convivencia preexistente con menores, en concurso real con corrupción de menores. El mayor de los sospechosos, el sacerdote de 82 años, solicitó la detención domiciliaria por su edad.

“Nos entristecen e indignan dichos sucesos. Manifestamos nuestra solidaridad y cercanía con las víctimas de los hechos objeto de la denuncia. Apenas conocida la noticia de estos sucesos fueron informadas las legítimas autoridades del Instituto (que es de Derecho Pontificio), quienes deberán iniciar el debido proceso canónico establecido por la Iglesia para estos delitos denunciados. En cuanto esté al alcance de este Arzobispado se brindará toda la cooperación que corresponda a las autoridades judiciales para el pronto esclarecimiento de los hechos denunciados”, sostuvo la Iglesia en un comunicado.

“Los imputados por ahora son tres. Un cura italiano de 82 años de edad radicado en la Argentina, llamado Nicola Corradi (“El padre Nicolás”), otro sacerdote de 56 años llamado Horacio Corbacho, y un tercer individuo del que aún no está claro si es interno o empleado del Instituto, pero que también es una persona hipoacúsica”, informó el sitio Mendoza Post, el primero en dar a conocer la noticia.

Corradi ya había sido acusado de abusar de niños menores, entre 1955 y 1984, en el Instituto Próvolo, de Verona (Italia), donde también se niños y jóvenes sordomudos, pero luego de las denuncias fue trasladado a la Argentina. “Los curas involucrados fueron aproximadamente 130. Algunos de ellos fueron trasladados a la Argentina, particularmente a La Plata y Mendoza. En esta última ciudad recaló el cura Corradi, actualmente octogenario, quien cometió abuso de poder contra docentes y alumnos. Extraoficialmente se sabe que hubo abuso sexual contra algunos alumnos. Cuando reclamaron los padres se les “compró” el silencio con indemnizaciones”, según consignó una nota de La Izquierda Diario.