| Por los pasillos

La fuga de Pierri

Luego de haber comprobado el fracaso de intentar una defensa mediática de Jorge Mangieri, el abogado Miguel Angel Pierri, renunció a seguir con su asistencia, lo mismo que su socio, Marcelo Biondi. “Pasaban más tiempo en los canales que estudiando el caso”, comentó un colega, enterado de la renuncia de los letrados a seguir defendiendo al único acusado del crimen de la adolescente Angeles Rawson. Nunca se aclaró quien le pagó sus abultados honorarios, pero la solidez de las pruebas que incriminan al encargado, hacían que se tratara de un caso irremontable para el verborrágico letrado.


Compartir: