| Noticias

Prisión perpetua por el femicidio de Nadia Arrieta, asesinada en su negocio

El crimen ocurrió hace un año. El acusado había salido antes de prisión.

El condenado y la víctima.

El Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 de Morón condenó hoy a Maximiliano Montiel a prisión perpetua (39) al encontrarlo culpable del homicidio doblemente calificado, por femicidio y alevosía, de Nadia Arrieta, que cometió cuando estaba bajo libertad condicional, tras cumplir 15 de los 18 años de cárcel por otros delitos.

Los camaristas declararon la reincidencia de Montiel y le fijaron una pena única por el femicidio de Arrieta y por robo agravado por uso de arma, privación ilegal de la libertad agravada por violencia, abuso sexual agravado y homicidio calificado por alevosía en grado de tentativa en cuatro casos, cometidos con anterioridad.

“Gracias a Dios, el tribunal estuvo a la altura de lo que esperábamos”, expresó en la puerta de los tribunales de Morón Roberto Arrieta, padre de Nadia, tras escuchar el veredicto condenatorio.

El hombre dijo que ahora, tras obtener Justicia por el crimen de su hija, espera que sean sometidos a juicio político los camaristas que firmaron la libertad condicional de la que Montiel gozaba al momento de cometer el femicidio.

“Todas esas personas que firmaron para que Montiel esté en la calle que nos expliquen cara a cara por qué liberaron a un psicópata, a una bestia y a un animal que hizo lo que hizo con mi hija sin ninguna necesidad (…) que de una vez por todas den la cara y se hagan cargo, que no se escondan detrás de su fueros, algo tiene que cambiar y que esto sirva para algo”, expresó Roberto.

La pena impuesta al peluquero fue la misma que, en sus alegatos, habían solicitado el fiscal Mario Ferrario y los querellantes Adrián Tenca y Gustavo D’Elía.

Por su parte, la defensa había solicitado que Montiel fuera absuelto y planteó una serie de nulidades que fueron rechazadas por jueces Carlos Roberto Torti, Rodolfo Castañares y Pedro Rodríguez.

El femicidio de Arrieta (32) fue cometido el 1 de marzo de 2018 y si bien en el caso no se obtuvieron evidencias científicas para probar un abuso consumado, según la investigación realizada por el fiscal Ferrario el móvil del crimen fue un ataque sexual.

Los magistrados dieron por probado que Montiel ingresó a las 12.45 del 1 de marzo de 2018 al local de venta de regalos “NyB” de Arrieta, situado en avenida Pedro Díaz 596, de Villa Tesei.

Allí, presumiblemente con la finalidad de cometer un ataque sexual, el delincuente maniató y amordazó a la mujer y con un arma blanca le efectuó un corte de unos 15 centímetros en la región anterior y lateral derecho del cuello, que le provocó la muerte.

Montiel estuvo prófugo cuatro días, hasta que el 5 de marzo de 2018 fue detenido cuando planeaba encontrarse con su novia en Avellaneda.

Entre las pruebas que llevaron a su condena figuran las imágenes de cámaras de seguridad que grabaron a Montiel cuando llegaba y cuando huía de la escena del crimen y escuchas realizadas a su teléfono celular, cuyo número la propia Arrieta había dejado anotado en un papel hallado en su local tras el crimen junto al nombre “Maxi”.

También fue clave el hallazgo en poder de Montiel de una bolsa celeste con un termo y dos latas para yerba y azúcar iguales a las que vendía Arrieta, un juego de llaves de la víctima y una mochila con un cuchillo con mango de madera.

La evidencia científica que probó la presencia de Montiel en la escena del crimen fue el informe del sistema AFIS -la base de datos de improntas dactilares de personas con antecedentes-, que identificó como suya una huella dactilar encontrada en la base de una lata plateada.

Al momento del femicidio de Arrieta, el peluquero estaba bajo libertad condicional en una causa en la que había sido condenado a 18 años de cárcel por los delitos “tentativa de homicidio, abuso sexual, robo y privación de la libertad agravada”, todos cometidos contra cuatro integrantes de su familia en 2001.