| Noticias

Dos hermanas condenadas por herir al hombre que las atacó

Las hermanas Marina y Ailén Jara fueron hoy condenadas a dos años y un mes de cárcel por apuñalar en la espalda al hombre que, según declararon las jóvenes, intentó violarlas, aunque saldrán en libertad pues ya pasaron ese tiempo encerradas en prisión preventiva.
El veredicto fue dictado esta tarde por el tribunal en lo criminal 2 de la ciudad de Mercedes, compuesta por los jueces Marco Barski, Graciela Larroque y José Ibrahim, contra las jóvenes de 20 y 21 años, respectivamente, que esta tarde dejarían la cárcel.
Los jueces encontraron culpables a Marina y Ailén del delito de “lesiones”, en contradicción con la calificación penal de “tentativa de homicidio” que había hecho en su alegato el fiscal Guillermo Altube, quien había solicitado condenas a 5 años y medio de cárcel.
La defensa, en cambio, encabezada por los abogados Gabriela Conte y Eduardo Soares, había reclamado la absolución de ambas porque actuaron, dijo, en legítima defensa debido a que supuestamente fueron víctimas de un hecho de violencia.
Las hermanas Jara cumplieron 26 meses de prisión en el penal de Los Hornos, donde cumplen prisión preventiva acusadas por tentativa de homicidio de un vecino, identificado como Juan Antonio Leguizamón.
En su declaración indagatoria las jóvenes ratificaron que actuaron “en defensa propia”, porque el hombre, afirmaron, intentó violarlas cuando regresaban a su casa, en la localidad de Paso del Rey. Según algunos testimonios surgidos en la causa, al momento del hecho el hombre llevaba un arma que, presuntamente, disparó contra las jóvenes; sin embargo, el revólver no apareció nunca la escena del crimen ni en su casa.
A la salida de la lectura del veredicto, la madre de las chicas, enfermera de profesión, declaró a la prensa que a Leguizamón “tendríamos que ayudarlo” porque “está enfermo” y lo invitó a que “vaya a algún centro de rehabilitación y se cure”.
“La inseguridad es la realidad de nuestro país…todos padecemos la violencia y los robos”, lamentó la mujer.


Compartir: