| Internas

La reunión secreta entre Carrió y el fiscal Delgado que explica la avanzada contra Angelici

El fiscal convenció a la diputada de que es víctima de una persecución por parte del jefe de los espías, por querer investigar la trama Odebrecht.

Macri ya no podrá frenar a Carrió.

Macri ya no podrá frenar a Carrió.

El origen del drama que sacude a la coalición Cambiemos, entre Mauricio Macri y Elisa Carrió, está en el edificio de Comodoro Py, en Retiro. Concretamente, en el despacho del fiscal federal Federico Delgado, quien en una reunión con la diputada la convenció de que el jefe de los espías Gustavo Arribas (amigo del Presidente) lo está persiguiendo y hostigando para forzar su renuncia por la tenacidad con la cual el fiscal busca desmalezar el capítulo argentino del caso Odebrecht.

Ese encuentro fue organizado por el abogado y empresario Luis Saguier, uno de los hermanos propietario del diario La Nación. Tras esa reunión llegó la entrevista de Carrió en el matutino en la cual le dio un ultimatum a Macri que luego se volvería real con el pedido de juicio político a Germán Garavano, presentado la semana pasada.

A Carrió no le importaría demasiado el nexo de Garavano con la ex fiscal bonaerense María del Carmen Falbo, a quien menciona en el texto de su denuncia contra el ministro de Justicia. Es solo un atajo. La diputada quiere hacer saltar un fusible que considera menor, como ella misma lo ha dicho, para atacar de lleno la operación de Daniel Angelici y el propio Arribas en el fuero federal.

Carrió presentó el pedido de juicio político a Garavano, pero le apunta a Angelici

En esa reunión de hace tres semanas Delgado convenció a Carrió de que la situación de Arribas es insalvable en ese caso y que por eso le han generado causas penales en consonancia con otra adversaria de Carrió, la “turca” Silvia Majdalani, número 2 de la AFI.
Carrió está empujando los límites porque cuando se acerquen los tiempos electorales le va a pedir a Macri poder de decisión sobre la futura designación en la Procuracion General de la Nación, hasta ahora vacante, tras la salida obligada de Alejandra Gils Carbó hace ya casi un año.
La diputada fundadora de Cambiemos desde ya asume que la candidata de Macri para ese puesto, Inés Weinberg de Roca es una figura Clase B. La diputada y el propio Saguier han elaborado ya una pequeña lista con algunas figuras para proponer y que impulsarían las reformas necesarias en las cuáles cree la legisladora para quien sea la próxima cabeza del Ministerio Público.
¿Estará Delgado en esa “short list”? Sería un giro interesante del destino si se consideran las cosas que Delgado decía en privado años atrás sobre el caso de Papel Prensa, donde la familia Saguier, era una interesada central, como propietaria de la imprenta productora de papel para diarios a través de LaNación.