| Juicio oral

El increíble fiscal Garganta: la acusación al karateca Martínez con testimonios inventados

La Comisión Bicameral pidió avanzar en el juicio político contra el fiscal por todas las irregularidades que cometió cuando investigó el cuádruple crimen de La Plata.

el fiscal garganta

El fiscal Garganta tiene un juicio por delante.

Por Rafael Saralegui

El llamado cuádruple crimen de La Plata fue uno de los hechos más conmocionantes ocurridos en esa ciudad, que tenía hasta entonces al asesino múltiple Ricardo Barreda en el podio del archivo criminal. Como en los homicidios del odontólogo, cuatro mujeres fueron asesinadas en una casa del calle 28, en el barrio La Loma, en la noche del 26 de noviembre de 2011. En esa vivienda fueron asesinadas Susana Bártole (63), su hija Bárbara Santos (29); a su nieta Micaela Galle (11); y una amiga de Santos, Marisol Pereyra (35).

La investigación de los homicidios fue un compendio de todo lo que no se debe hacer. El fiscal Alvaro Garganta acusó a Osvaldo “El Karateca” Martínez, quien estaba de novio con Bárbara, como el autor de los cuatro homicidios, pese a que no existían evidencias que lo incriminaran.

El 18 de julio de 2014, el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de La Plata, absolvió a Martínez y condenó a prisión perpetua al albañil Javier “La Hiena” Quiroga, quien había realizado algunos trabajos en la casa donde mató a los mujeres. Además, habría tenido relaciones con la mayor de las víctimas. Ese fallo fue confirmado por la Cámara de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires el 18 de febrero de 2016.

“Amén de la situación sentimental (con Bárbara), Martínez ni bien comenzada la causa prestó colaboración con la investigación y, de las medidas y diligencias llevadas a cabo en su vehículo, su domicilio y zonas aledañas, ningún vestigio se recolectó que lo lleve a su responsabilidad criminal”, dijeron los jueces de Casación al confirmar la sentencia del tribunal oral.

El fiscal a cargo de la investigación, Garganta, fue denunciada por Martínez y por su madre Herminia López, para que se realice un juicio político y se lo retire de su cargo. En la denuncia se sostuvo que Garganta creó una fábula a partir del relato de una amiga de Bárbara, que había declarado que su novio era celoso y que practicaba karate.

En la misma noche del crimen, el fiscal Garganta allanó el domicilio de Martínez, requisó su auto y ordenó su traslado a la comisaría sin que hubiera firmada una orden de juez competente. Se dijo que Martínez estaba lesionado, algo que nunca se constató. La policía hizo trascender que tenía antecedentes penales, algo que  tampoco era cierto.

El único elemento que incriminó a Martínez fue el de un remisero, Marcelo Tagliaferro, quien fue llevado a declarar por el abogado Fernando Burlando, y que dijo haberlo visto en la escena del crimen. Durante el juicio oral se comprobó que había mentido y se lo acusó de falso testimonio. Garganta pidió que al remisero se le pagara una recompensa de 300 mil pesos, que se había ofrecido a quien aportar información para esclarecer el caso.

De todos modos, Martínez fue detenido por lo crímenes y sólo recuperó su libertad cuando los estudios de ADN dieron resultado negativo, después de pasar varios mese detenido. El fiscal de todos modos sostuvo la acusación como coautor y le dejó el rol principal al plomero y albañil Quiroga, finalmente condenado como único autor de la masacre. Según la denuncia de Martínez, el fiscal Garganta le ordenó a Quiroga que armara un relato, en el que admitía haber matado a golpes a las mujeres, pero porque el karateca lo amenazaba con un arma, que nunca se encontró.

Con estos antecedentes, días atrás la Comisión Bicameral de Enjuiciamiento de Magistrados de la provincia de Buenos Aires resolvió por unanimidad avanzar con el pedido de enjuiciamiento contra el titular de la UFI N° 11 de La Plata por presunto mal desempeño. Mientras tanto sigue en su cargo.