| Movimientos

Cuándo Lijo decidió soltarle la mano a De Vido y los vínculos de su hermano

Alfredo Lijo, hermano del juez, fue operador en Comodoro Py. Un testimonio de su ex esposa, que complica al magistrado.

Lijo tiene línea directa con Lorenzetti.

Lijo tiene línea directa con Lorenzetti.

Los cambios en los tiempos políticos demuestran toda su dimensión en los pasillos de Comodoro Py. El juez federal Ariel Lijo decidió cortar toda vía de comunicación con Julio De Vido pocos días antes de que el ex ministro fuera detenido por orden de dos de sus colegas.

Una similar actitud a la de su hermano Alfredo, que supo ser operador del ex ministro de Planificación Federal a lo largo de todo el kirchnerismo en los juzgados federales, donde se tramitan las causas de corrupción.

En su momento más complicado, cuando la posibilidad de ser encarcelado ya era algo muy tangible, De Vido quedó definitivamente desprotegido en su flanco de la justicia federal. En esas jornadas tan tensas el ex ministro tuvo durísimas palabras para con el juez Lijo. Luego hubo consecuencias directas con el arresto del ex ministro de Planificación.

Claro también en esas jornadas se conocieron las denuncias contra Lijo y su colega Rafecas, por parte de una ONG vinculada al Gobierno y el colegio de abogados de la calle Montevideo, que agrupa a los estudios de las grandes empresas.

El costado más vulnerable del juez es su hermano Alfredo, que es quien lo introdujo en la compra de caballos de carrera, quien hizo de nexo con el sciolismo y, lo más importante, un socio del camarista Eduardo Freiler, ahora suspendido por el Consejo de la Magistratura y cada vez más lejos de volver al cargo.

 En el caso contra Freiler es fascinante el testimonio de la ex esposa de Alfredo Lijo. Habla de las inversiones en balnearios de la costa atlántica llevadas a cabo entre el camarista y el abogado y da cuenta de lo que ocurría en la financiera Minning Pride, domiciliada en Puerto Madero.
Minning Pride no es el único punto en común entre Freiler y Lijo. Inversora Callao SRL, la financiera que le prestó $ 1,2 millones al camarista para comprar su casa, también realizó las gestiones de constitución para Minning Pride y la Asociación de Jueces Federales (Ajufe), que lidera el juez Lijo.
“Freddy” Lijo era el  interlocutor de José María Olazagasti, un colaborador de De Vido, que pasó por la Secretaría de Inteligencia. Ese mundo de relaciones y negocios que rodean al juez Lijo podría aparecer en la prensa con más fuerza su la situación del ex ministro llegará a tornarse más complicada.

Compartir: 
Etiquetas:  ,

Artículos relacionados