| En Villa Soldati

Secuestran cocaína y marihuana en un destacamento de Gendarmería

El caso se inició por la denuncia de un joven que dijo haber sido amenazado y torturado por efectivos. Dijeron que iban a plantarle drogas para armarle una causa.

Durante un procedimiento encabezado por la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin)en un puesto de Gendarmería Nacional en el barrio Fátima de Villa Soldati, se secuestró del cofre personal de uno de los agentes 42 gramos de cocaína fraccionados en 125 envoltorios y dos piedras de 69,5 gramos de una sustancia que aparentaba ser marihuana, cuyo reactivo no arrojó resultados concluyentes.

Además, se encontró un cajón que contenía una gran cantidad de documentación personal cuya tenencia no tenía relación con ninguna investigación legal en curso, como 50 DNI, ocho tarjetas de débito y cuatro de crédito, como también cédulas verdes y carnets de prepagas.

El operativo había sido ordenado por el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N°32 para intentar dar con elementos utilizados en casos de torturas, como una picana eléctrica. La Procuraduría encabezada por el fiscal Abel Córdoba impulsa una investigación por la denuncia de un joven de 16 años, quien asegura haber sido torturado y amenazado en esa dependencia por en julio de 2014.

Participaron la coordinadora del Área de Violencia Policial de Procuvin, Katia Troncoso Muñoz; el coordinador del Área de Corrupción en las Fuerzas de Seguridad, Fernando Vallone, y la subsecretaria Letrada de la Procuraduría, María Laura Grigera. Tras el allanamiento que duró más de cinco horas y que contó con la asistencia de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), quedó detenido e imputado el comandante Néstor Alfredo Villanueva, segundo jefe del destacamento.

El operativo 

Luego del hallazgo, se dio intervención al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°5, que dispuso una serie de medidas probatorias y ordenó la detención de Villanueva, en cuyo poder se hallaron los estupefacientes, por infracción de la ley 23737.

El carácter preventivo de esta decisión surgió de las obligaciones del Ministerio Público Fiscal en su rol de garante de la legalidad y la vigencia de los derechos fundamentales de las personas, que exige impulsar acciones que moderen y reduzcan la reiteración de casos de graves violaciones a los derechos humanos que significan la afectación tanto psíquica como física de ciudadanos en general, y de niñas, niños y adolescentes de barrios vulnerables en particular.

El caso

En julio del año 2014, personal de la Gendarmería Nacional Argentina detuvo a un joven de 16 años en las inmediaciones de la plaza Ramón Carrillo del Barrio Fátima de la Ciudad de Buenos Aires, con la excusa de averiguar su identidad.

Entonces, el adolescente fue conducido por los efectivos de la fuerza mencionada al puesto de control ubicado debajo de la Autopista Presidente Héctor Cámpora, con acceso por la calle Lacarra en su intersección con Plumerillo.

Los oficiales lo golpearon en el rostro y estómago, lo picanearon en las costillas y lo amenazaron con “plantarle” drogas. Luego, lo arrastraron hasta un móvil y lo condujeron a hasta un hospital, donde continuaron golpeándolo hasta que finalmente fue conducido al Centro de Admisión y Derivación Úrsula Llona de Inchausti.

Fuente: Fiscales.


Compartir: 
Etiquetas: