| Audiencia

Ramos Padilla (padre) le dijo de todo a Martín Irurzun en una audiencia: “Me das vergüenza”

El juez le recordó su pasado el presidente de la Cámara Federal, cuando defendía los derechos humanos,

Irurzun preside la Cámara Federal porteña.

-¿Usted va a resolver si tengo derecho a defenderme? Hasta ahora no lo he tenido-, así directo, frontal, el camarista Juan Martín Ramos Padilla arrancó en la audiencia en la que se enfrentó cara a cara con el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, a quien responsabilizó por los descalabros que se llevaron adelante en la justicia federal porteña durante los últimos cuatro años.

La audiencia se realizó en los tribunales de Comdoro Py el lunes 23 y hasta ahora buena parte de los medios ignoraron su contenido. Ramos Padilla, padre del juez federal de Dolores, se presentó en la causa en la que la prensa hegemónica llamó como “Puf-puf”, en referencia a una expresión del diputado Eduardo Valdez, en una conversación en la que fue grabado y se refería a la causa en la que el fiscal Carlos Stornelli fue procesado por diversos delitos.

La causa se inició -cuando no- por un anónimo y después de que hubiera recaido por primera vez ante el juez Luis Rodríguez fue recusado y tras un nuevo sorteo recayó -cuando no- ante el juez Claudio Bonadio. El anónimo decía que se que estaba armando un expediente para detonar la causa de los cuadernos, también en manos de Stornelli y de Bonadio. La referencia era a la causa que se instruye en el juzgado de Dolores y que reveló la existencia de una organización ilegal dedicada al espionaje y la extorsión integrada por espías y funcionarios judiciales, según Alejo Ramos Padilla.

Ramos Padilla sostuvo que Bonadio se dedicó a investigarlo en ese expediente, pero sin haberle permitido defenderse y acceder al expediente. Se consideró imputado y sin derecho a la defensa, por esto sostuvo que la Cámara Federal debería separar a Bonadio de la causa sin más vueltas.

Irurzun y Ramos Padilla son jueces federales desde la recuperación de la democracia: los dos se conocen desde hace años. Y así se lo hace notar en la audiencia, cuando Ramos Padilla le recuerda a Irurzun sus comienzos, cuando lo guiaban los ideales de llevar adelante un Poder Judicial basado en el respeto al estado de derecho. Durante los últimos cuatro años Irurzun, junto a Bonadio, se dedicó a perseguir de cualquier forma a los ex funcionarios kirchneristas. Y fue el autor de la llamada doctrina Irurzun, según la cual los ex funcionarios detentaban “un poder residual” que les permitía entorpecer en las causa en trámite por lo cual era mejor meterlos presos.

Las palabras de Ramos Padilla

Ramos Padilla no ahorra palabras ni calificativos, durante la tensa audiencia, encabezada por el propio Irurzun. Algunos de los párrafos más salientes:

  • “¿Se acuerda doctor, cuando celebrábamos juntos el ‘Nunca más’ en el ’83? Ahora me toca sentarme frente a usted a defender mi honor y el de la justicia, que usted ha mancillado”. “Esto empezó con una denuncia anónima, pero algo salió mal y resultó sorteado para investigar el juez Rodríguez. Entonces se presentan las diputadas (Mariana) Zuvic y (Paula) Oliveto, denunciando al juez porque fue mencionado por haber recibido dinero de la viuda de Daniel Muñoz y usted lo aparta y se sortea nuevamente: ahora sí, cae en Bonadio”.
  • “El Martín (Irurzun ) que yo conocí en Morón trabajando dignamente en el caso Sivak, no hubiera permitido esto. El de ahora sí”. 
  • “Me escrachan en los medios como parte de un complot; investigan si fui a Entre Ríos con mi hijo; se amplió la doctrina Irurzun, lo más aborrecible que se ha visto”.
  • “Los derechos humanos se perdieron por usted y por Bonadio. Me da vergüenza decir estas cosas, pero me persigue un ex amigo que creí que peleaba por ellos”.
  • “No me gusta la doctrina Irurzun ampliada a los familiares y amigos; no me gusta que se detenga a alguien en pijama y se lo humille por televisión”.
  • “Lo voy a perseguir en todas las instancias para sacarlo de la justicia por todo el mal que le ha hecho. Va a pagar por lo que ha hecho sufrir a la gente”.
  • “Cuando no me gustó el poder judicial me fuí, porque habían dejado de perseguir a los genocidas. No estoy atornillado a un sillón como lo están usted y Bonadio, pero ¿saben para qué están ustedes? Para defenderse, porque esta causa no la tiene que ver nadie. Cuando la gente, se entere de lo que hay, los dedos de ustedes van a estar marcados. Ya la sociedad no los va a tolerar más, porque esos son los jueces de la Nación democrática y no estos jueces de la cofradía.  Nunca más Doctor, adiós Martín, me das vergüenza”.