| Investigación

Piden que el esposo de Carolina Píparo vuelva a la cárcel: ello reconoció que estuvo con la víctima

El abogado de una de las víctimas pidió que Buzzali vuelva a la cárcel.

El abogado defensor de uno de los jóvenes atropellados el 1 de enero por Juan Ignacio Buzali, esposo de la diputada Carolina Píparo, solicitó que le revoquen el beneficio de la prisión domiciliaria.

Esto es consecuencia de que otra de las víctimas denunciara que la legisladora del PRO y sus abogados intentaron sobornarlo.

Al mismo tiempo, Píparo reconoció en las redes sociales que le dio dinero, un celular y zapatillas al menor que sufrió heridas después del choque con su esposo.

En las últimas horas, I.C., uno de los jóvenes que atropelló Buzali, revocó el poder de sus abogados para que lo patrocinen y denunció ante la justicia que perdió la “confianza” en ellos porque lo llevaron a un “encuentro clandestino” con Píparo en una casa quinta.

El joven expuso en un escrito que, en esa reunión -que, según aseguró, tuvo lugar una semana antes de que la justicia resolviera que Buzali accediera al arresto domiciliario- la legisladora le entregó 2.000 pesos, un celular y unas zapatillas.

Vuelta a prisión

Al tomar conocimiento de esa situación, el abogado Martín de Vargas, a cargo de la defensa de Luis Lavalle, otra de las víctimas del hecho, pidió anoche a la justicia el cese de la domiciliaria para el marido de Píparo.

La solicitud que se presentó ante la titular del Juzgado de Garantías 5 de La Plata, Marcela Garmendia y señala que existen “peligros procesales” dado que “Buzali tiene poder político y económico para entorpecer la investigación”.

De Vargas planteó que él mismo “en reiteradas oportunidades advirtió de la existencia de peligros procesales, dadas las características personales del imputado por ser el marido de Píparo, siendo su mujer una persona con poder económico y político”.

El letrado planteó en su escrito que “es evidente el descaro e impunidad con que se maneja Carolina Piparo, llamando a la víctima de autos, es decir el menor al que su marido Buzali intentó matar, a un encuentro clandestino con la clara intención de influir en el testigo”.

Influenciar

“Es evidente que el ilícito o al menos inmoral y antiético obrar de Píparo, tratando de influenciar testigos es en nombre y representación de su marido Buzali quien se beneficiaría de ello”, destacó.

Luego, planteó que, “si Buzali por intermedio de Píparo se atreve a convocar a una reunión clandestina a la propia víctima regalándole bienes y dinero, esta defensa no puede ni siquiera imaginar los testigos que puede influenciar para que cambien su testimonio mediante el pago de dinero o la entrega de bienes”.

Así, De Vargas solicitó revocar el arresto domiciliario de Buzali y que se investigue la posible comisión de delitos de acción pública por parte de Piparo.

Lee más: Zapatillas, un celular y dinero: denuncian que Píparo quiso comprar al menor víctima de su esposo

Buzali está detenido desde el 9 de enero, luego de que la fiscal de La Plata María Eugenia Di Lorenzo lo imputó por “homicidio en grado de tentativa” en perjuicio de los dos jóvenes motociclistas a los que embsitió,

De Vargas explicó hoy que esto es lo que él venía denunciando cuando se oponía a las excarcelaciones ordinarias y extraordinarias y al arresto domiciliario: “Píparo tiene poder político y dinero para influenciar testigos y ocultar pruebas”, dijo.

“Al intentar captar a la víctima, quieren que cambie su declaración”, indicó y analizó que “la reunión no fue en el marco de una mediación judicial sino clandestina”.

El descargo

La diputada de Juntos por el Cambio realizó un extenso descargo en sus redes sociales donde da su versión de los hechos.

“Hace meses me informaron que una de las personas involucradas en el accidente tenía problemas de índole personal. Inmediatamente me puse a disposición y su abogado ofreció su casa como punto de encuentro. Nadie se veía incómodo en el lugar, fui con mi hermano, mi gran pilar, estaba obviamente su abogado y también su mamá”, aseguró.

En la misma sintonía, Píparo informó: “Conversamos sobre varias cosas y sobre lo sucedido, la reunión fue muy cordial. El joven manifestó que en el accidente se le había roto el celular y las zapatillas, ofrecí hacérselo llegar, se mostró contento y cuando lo recibió, me manifestó estar feliz y agradecido, incluso intercambiamos mensajes después de aquella reunión porque todo fue de corazón”.

En la madrugada

El hecho por el que se acusa a Buzali ocurrió la madrugada del 1 de enero de 2021 cuando su esposa denunció que tres parejas de “motochorros” en la calle 47, entre 15 y 16, en momentos en que su marido estacionó para dejar a su padre en su casa.

Según la legisladora, cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L negro con techo blanco, volvieron a ser interceptados por motociclistas y creyeron que eran los mismos que los habían asaltado.

En la calle 21 y 40, Buzali chocó por detrás a una de las motos en la que viajaban dos jóvenes a los que dejó tirados en el piso pese a las lesiones que habían sufrido.

Buzali y su esposa continuaron con la fuga y comenzaron a ser perseguidos por otros jóvenes en moto, hasta que finalmente detuvieron su marcha frente a varios móviles que participaban de un control de tránsito.


Compartir: