| Derechos Humanos

Permiten regresar al país a una mujer que había sido separada de sus hijos

Vanessa había sido expulsada de la Argentina en febrero, por una condena que ya había cumplido. Acá quedaron sus hijos.

Vanessa fue expulsada con su bebe y separada de sus otros dos hijos.

Finalmente, el Gobierno dio marcha atrás y resolvió permitir el regreso a la Argentina de una mujer de nacionalidad peruana que había sido expulsada en febrero último y separada de sus dos hijos nacidos en el país. La decisión fue anunciada en en el marco del 31º Período de Sesiones del Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares realizado en Ginebra.

Durante ese encuentro el director nacionales de Migraciones anunció que se había revocado la expulsión resuelta por el mismo organismo de Vanessa Gómez Cueva, una mujer migrante que había sido expulsada de la Argentina hacia Perú junto a su bebé y separada de sus otros dos hijos.

“A 7 meses de su expulsión y tras una larga lucha sostenida por organizaciones de la sociedad civil, parte de la sociedad y con apoyo internacional, finalmente Vanessa y su hijo de 2 años argentino pueden regresar y reunirse nuevamente toda la familia”, sostuvo Aministía Internacional, una de las entidades que se opuso a la medida y acompañó a Vanessa en su lucha contra la burocracia del gobierno argentino.

“La decisión de Estado es sumamente significativa ya que permite restituir los derechos vulnerados de los niños/as, considerando el interés superior de los mismos y garantizar el derecho a la unidad familiar”, agregó Amnistía.

Lee más: Vanessa fue expulsada a Perú con un engaño: acá quedaron sus dos hijos  

“En este caso hay una cuestión humanitaria atendible. Es un caso especial”, sostuvo Horacio García, el director de Migraciones en declaraciones a La Nación. Lo cierto es que el organismo ya conocía la situación de Vanessa, quien luego de haber sido condenado por comercialización de drogas, había estudiado la carrera de enfermería, no había tenido nuevos conflictos con la ley y estaba arraigada en el país, donde había formado familia.

La historia de Vanessa

El 1 de febrero personal de la Policía Federal detuvo y mediante engaños llevaron a Vanessa y a su bebé hasta el aeropuerto de Ezeiza. Con la amenaza de enviar a su hijo menor solo a Perú, la obligaron a subir a un avión rumbo a Lima y la expulsaron junto a su bebé, separándola de sus otros dos hijos.

La orden de expulsión dictada por la Dirección Nacional de Migraciones se basó en una condena a cuatro años de prisión por comercio de estupefacientes que Vanessa cumplió en 2014. Tras cumplir la pena, ella buscó mejorar su vida: estudió, se graduó y trabajó como Técnica Superior en Enfermería.

“En la historia de Vanessa se plasma el giro preocupante de la política migratoria argentina. La adopción del DNU 70/2017 modificó aspectos esenciales de la Ley de Migraciones que derivaron en el retroceso de los derechos de las personas migrantes. Entre sus graves consecuencias están la separación de niñas y niños de sus familias y las expulsiones que violan el debido proceso y el derecho a la defensa. En definitiva, se expulsa a personas migrantes que están hace muchos años en Argentina, que cumplieron sus penas y que han formado su familia en el país”, sostuvo Amnistía Argentina.

“Vanessa no es la única que vive esta situación extrema. Hay muchos otros casos de familias separadas o con una disposición pendiente de ejecución que podría generar su separación, violando así los compromisos internacionales asumidos por la Argentina de proteger la unidad familiar y el interés superior del niño”, agregó la entidad.


Compartir: 
Etiquetas:  , ,