| Resolución

Otra mentira que se cae: cierran la causa de la Operación Puf porque no hubo delito

La denuncia la hizo Carrió. Para el juez no hubo delito.

Carrió hizo otra denuncia que terminó en nada.

Otra mentira que se cae. El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi archivó por “inexistencia de delito” la causa conocida como “Operación Puf”.

La causa se inició por una denuncia de Elisa Carrió, quien aseguró que detrás del caso del falso abogado Marcelo D´Alessio existía un plan para derribar la “causa de los cuadernos” de las coimas.

La denuncia se basó en un supuesto sobre anónimo que dijo haber recibido Carrió en febrero del año pasado con transcripciones de escuchas telefónicas realizadas a ex funcionarios detenidos en el penal de Ezeiza.

Carrió dijo que esas escuchas se hacía referencia a un plan para entorpecer el accionar de la justicia en la llamada causa de los cuadernos.

Ahora en otra causa se investiga el espionaje ilegal a los presos que estuvieron detenidos en el penal de Ezeiza, quienes fueron grabados y filmados.

No hubo delito

El juez Martínez de Giorgi aseguró en la resolución que de las medidas de prueba realizadas en la causa que se conoció como ‘Operación Puf’ “no se desprende la existencia de un accionar que pudiera ser un delito.

El juez dijo que “como consecuencia de ello, correspondiera atribuirle responsabilidad penal a persona alguna”, por lo que dispuso el archivo del expediente.

La denuncia la hicieron Mariana Zuvic y Paula Oliveto, quienes luego aseguraron que se trataba de una operación en la que intervenían la entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner, el diputado nacional Eduardo Valdés y el falso abogado D’Alessio, entre otros.

Del fallo de Martínez de Giorgi se desprende que queda “descartado” que las conversaciones telefónicas presentadas por Carrió “tuvieran la intencionalidad que se les atribuyó primigeniamente al efectuarse la denuncia” y que “a la luz de lo realmente ocurrido, no han logrado consumar el objetivo supuestamente perseguido”.

Los diálogos utilizados para la denuncia pertenecían a conversaciones captadas del teléfono público del Penal de Ezeiza en las que hablaban, por ejemplo, Valdés con el detenido ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi u otras que tenían como protagonista al exfuncionario del ministerio de Planificación Roberto Baratta, procesado en el caso de los cuadernos.

Stornelli, procesado

Para Martínez de Giorgi no hay elementos en el expediente que permitan sostener que las charlas invocadas estuvieran detrás del caso D´Alessio, por el cual el fiscal Carlos Stornelli se encuentra procesado por haber solicitado y utilizado información producida de forma supuestamente ilegal por una banda dedicada al espionaje ilegal que integraba el falso abogado.

El caso D´Alessio se inició con una denuncia del empresario Pedro Etchebest, quien aseguró -y acompañó con material audiovisual- que el falso abogado le había reclamado dinero para evitarle quedar involucrado en la causa de los cuadernos y que para exhibir su nivel de influencia le había presentado a Stornelli, el fiscal de ese caso.

La denuncia de Carrió, Oliveto y Zuvic fue la segunda sobre el mismo tema. La primera la hizo Stornelli, también en base a un supuesto sobre anónimo: el juez Luis Rodríguez la cerró a instancias del fiscal Jorge Di Lello.

En el caso que ordenó archivar Martínez de Giorgi -desde el juzgado del fallecido Claudio Bonadio- el fiscal Stornelli interviene como querellante quien, según los diarios Clarín y La Nación, apelará el fallo ante la Cámara Federal porteña.