| Habló ante empresarios

Lorenzetti en campaña: volvió a pedir una política de estado contra el narcotráfico

Pidió reglas estables, dijo que las disputas políticas no resuelven la vida de la gente y pidió acordar en ciertos temas. Ahora dijo que se debe cubrir el lugar de Zaffaroni.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, volvió a reclamar hoy una política de estado para combatir el narcotráfico y sostuvo que no se puede discutir entre mano dura y garantismo para solucionar los problemas de inseguridad.

“Hay que mostrar una cierta madurez: no es posible que siempre estemos discutiendo entre el garantismo y la mano dura cuando en muchos países se logran niveles aceptables de seguridad respetando las garantías”, dijo el titular del tribunal supremo, y agregó que la Corte “ha defendido las garantías” pero “también ha sido muy dura con las sanciones”. Para Lorenzetti, ese equilibrio “debe traducirse en políticas de Estado”.

“Sobre el avance del narcotráfico, Lorenzetti recordó que la Corte dictó hace unos años una sentencia “pidiendo políticas de Estado para combatirlo”, reconoció que “algo se ha hecho”, pero admitió que “es difícil avanzar”. “No es un tema menor, no es un tema sobre el cual podamos decir que se hace a favor o en contra de alguien. Basta ver las noticias del último mes y prestar atención a los secuestros que se han hecho en materia de drogas en el país, que son realmente muy preocupantes”, agregó.

Al disertar en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción, el jefe del máximo tribunal del país resaltó que “es necesario un listado de temas que podamos sacarlos del día a día y del griterío que a veces vemos” en el debate público de ideas y proyectos.

“El ruido permanente que a veces se escucha en el debate público no es bueno. Las acusaciones y denuncias, echarle la culpa unos a otros no ha producido ningún resultado eficaz”, dijo Lorenzetti.

Al referirse a la renuncia de Eugenio Zaffaroni a la Corte, Lorenzetti dijo que “cuando se produce una vacante, el Presidente puede nominar o no (al reemplazante). Depende de si el Presidente nomina y si el Congreso aprueba. Y nosotros tenemos que trabajar igual, se cubra o no la vacante”, resaltó el titular del máximo tribunal en una serie de preguntas que respondió tras el discurso.

“Las reglas tienen que ser estables. Sin previsibilidad todo se vuelve más difícil y la gente no puede programar sus vidas (…) Si las políticas públicas cambian, es difícil trabajar para las empresas y los ciudadanos”, recalcó.

Apuntó además que “las disputas políticas no le resuelven la vida a la gente” y opinó que “las fricciones no son malas, traen progreso, pero traen también complicaciones que hay que resolver”.