| Por los pasillos

La pensión de Moliné

Los más diversos comentarios, la mayoría muy críticos, suscitó la decisión de la Corte Suprema de Justicia de beneficiar con un fallo a Eduardo Moline O’Connor, ex integrante del máximo tribunal destituido por el Senado en 2003. El ex juez, integrante de la llamada mayoría automática, llegó hasta la Corte para reclamar que se le permita cobrar la pensión vitalicia por haber sido parte de la cabeza del Poder Judicial de la Nación, pero el beneficio le había sido negado justamente por su destitución. Ahora la Corte Suprema, con las firmas de Ricardo Lorenzetti, Eugenio Zaffaroni y la de los conjueces Jorge Morán, Renato Rabbi-Baldi Cabanillas, Ana Order, Santiago Concuera y Jorge Ferro, coincidió con la defensa del magistrado. “La decisión de suspender el trámite de las presentes actuaciones “hasta tanto se resuelva la denuncia planteada [ …] ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos” , conlleva una injustificada postergación en la definición de la cuestión litigiosa”, consignaron en la resolución.


Compartir: