| Violencia de género

La mujer que grabó a su padre amplió su denuncia por abuso

Romina Balaguer grabó a su padre confesando que había abusado de ella durante años. Amplió la denuncia y el hombre fue notificado de la causa.

Romina Balaguer, quien filmó a su padre Antonio Cisneros mientras reconocía que había abusado de ella, amplió su denuncia ante la fiscal de Olavarría, Susana Alonso, quien informó que el sospechoso de que “está sindicado como autor” en una causa abierta en su contra.

“La realidad supera ampliamente a la ficción”, confesó a esta agencia Alonso, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 7 de Olavarría, luego de escuchar a Romina, que “hizo un relato desgarrador de los abusos que soportó durante años, incorporó pruebas y aportó datos de testigos”.

La Fiscal informó que Cisneros fue encontrado, tras estar prófugo, “en una casa familiar de la localidad de Azul, a 50 kilómetros de Olavarría“. “Le notifiqué que hay una causa por abuso sexual donde él está sindicado como autor”, anticipó Alonso.

Balaguer, de 35 años, llegó a Olavarría hace 15 días desde Barcelona, donde vive, tras estar en contacto durante dos años con el grupo local ‘Animate‘, integrado por ocho mujeres que acompañan a víctimas de abusos sexuales.

Nadia Vega, integrante de Animate, explicó: “Romina es prima de mi novio. La conozco hace dos años y me cuenta su historia. A partir de allí ella se incorporó, a la distancia, a nuestro grupo. Lo que hacemos es contener, algo que muchas de nosotras no tuvimos cuando vivimos una experiencia igual”.

Instalada en esa ciudad del centro bonaerense, Balaguer cumplió su cometido: lograr que su abusador confesara: “Me estaba muriendo: necesitaba cerrar este ciclo de mi vida”, relató la mujer.

Ella, con 20 años, había increpado a su padre abusador en la puerta del trabajo, en Olavarría: “Él bajó la cabeza y me cerró la puerta en la cara. Yo agarré mis cosas y me fui a Buenos Aires. Trabajé, conocí a mi marido español y nos fuimos a vivir a Barcelona, donde trabajo como auxiliar veterinaria”, relató.

El jueves pasado se repitió la escena. Romina fue al restaurante donde estaba cenando Cisneros, le dijo que lo estaba filmando y logró que él confesara, lo que quedó registrado en este video que ella misma subió en su perfil de Facebook.

Antes de hacerlo, la mujer hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer y en la UFI 7, la que amplió hoy con asistencia de psicólogas llegadas desde la localidad de Azul.

El abuso que sufrió “desde que tengo memoria y hasta los 19 años”, dijo, afectó su salud, por lo que viajó “asistida en el avión porque tengo una insuficiencia cardíaca, entre muchas otras enfermedades. En Barcelona me atiende un equipo de profesionales muy bueno y me sana el amor de mi marido”.


Compartir: 
Etiquetas:  ,