| Decisión

La Cámara Federal confirmó a Casanello pese a la recusación

La Sala II del tribunal sostuvo que no se pudo probar que el juez se haya reunido con la ex presidenta Cristina Fernández, pero de todos modos ordenó que se inicie una investigación.

La Cámara Federal confirmó hoy al juez federal Sebastián Casanello al frente de la causa por la que investiga al empresario Lázaro Báez por el delito de lavado de dinero.

La recusación había sido presentado en primer término por Leandro Báez, hijo del empresario, y luego ratificado por Lázaro en dos audiencias que mantuvo ante los camaristas.

Los Báez dijeron que Casanello se había reunido con la entonces presidenta Cristina Kirchner en la quinta de Olivos y que había direccionado la causa para no investigar a la ex mandataria y a sus ex funcionarios.

Tras la recusación, la Sala II de la Cámara inició una inusual investigación para resolver si hacía lugar a la recusación planteada por el empresario que se encuentra detenido.

La Cámara ordenó a la Policía Federal que investigara si el juez había estado en la quinta de Olivos, algo que había sido desmentido por el juez y por la ex presidenta.

La Policía Federal informó a la Cámara que Casanello no había estado en la quinta. Lo mismo dijeron los ex secretarios de Cristina y Néstor Kirchner, cuando declararon antes los camaristas.

recusacion

“La recusación fundada en estos hechos debe ser descartada porque la prueba producida a pedido de los interesados no logró corroborar objetivamente la versión sobre la existencia de la reunión del Juez con la ex Presidenta dada por el imputado Lázaro Báez“, escribieron los camaristas.

De todos modos, los jueces dijeron que no se puede seguir investigando en la recusación si la reunión existió o no, por lo que ordenó que se extraigan testimonios para iniciar una causa en la que se investigue la veracidad o no de la versión que dieron los Báez.

El tema en cuestión “amerita una investigación con la más amplia posibilidad de producción de prueba, sin las restricciones propias del trámite que prevé el artículo 61 del C.P.P.N., se habrá de ordenar la extracción de testimonios para que otro Juez de este fuero la desarrolle con la amplitud propia de una causa penal”.

Los jueces también descartaron que la causa haya sido direccionada por el juez para limitar la causa en Lázaro Báez y no avanzar sobre la ex presidenta y los ex funcionarios, aunque recordó las críticas que le hizo al magistrado.

“Es evidente que la Cámara no comparte la forma en que se ha venido desarrollando la investigación. Y fue en ejercicio de su función revisora que así lo expresó sucesivamente, incluso en fechas recientes y en severos términos, en ocasión de las últimas intervenciones en las que confirmó los procesamientos dictados. Pero esa diferencia de criterio, aun cuando provenga de concepciones erradas, no permite inferir -sin más- que el temor de parcialidad al que se ha echado mano se encuentre razonablemente objetivado. De hecho, el avance de la causa exhibe que se han corregido gradualmente aquellas primeras críticas que se efectuaron a la instrucción. Las formuladas en las posteriores revisiones son más recientes y el lapso transcurrido desde entonces ha sido demasiado corto como para evaluar si han sido o no desatendidas“, sostuvieron los jueces.