| Cambios en la AFI

Gustavo Ferrari, el nombre de Scioli para la agencia de inteligencia

El actual asesor del gobernador bonaerense tiene un destino casi seguro en Agencia Federal de Inteligencia. Sus vínculos con la Justicia federal y la misión de llevar tranquilidad a empresas.

En el pequeño pero denso espinel del poder económico Gustavo Ferrari ya se mueve como jefe de la AFI en caso de que Daniel Scioli se alce con la presidencia el domingo que viene.

Abogado, ex espada de Francisco De Narváez, es un hombre de consulta casi constante para el gobernador al punto que antes de la AFI todos los agoreros le otorgaban dos lugares de cercanía: la Secretaría General de la Presidencia o la Secretaría de Legal y Técnica.

En los asados de quinta La Ñata se dice que rechazó el segundo destino porque al menos al comienzo Carlos Zaninni le pediría que sostenga como subsecretario a Carlos Liuzzi, investigado por corrupción en una causa que aún se encuentra abierta.

Siempre en grupos pequeños es típico ver a Ferrari almorzando en hoteles céntricos o los viernes por la tarde en la confitería del Lawn Tenis, donde realiza las reuniones con dirigentes locales, ya que durante la mañana atiende en La Plata.
Con destino casi seguro en la AFI su primera misión no formal es la de tranquilizar a los empresarios sobre los últimos protocolos de inteligencia orientados a los delitos financieros. Oscar Parrilli lo intentó y se pasó una semana desfilando por las centrales empresarias.
“Un tipo ameno, el problema es que todos lo vieron como un hombre que no puede controlar las estructuras inferiores”, se sinceró un encumbrado directivo de la UIA en Mar del Plata el fin de semana tras el Coloquio de IDEA.
Ferrari lleva tranquilidad y ya promete la revisión integral de esas medidas. También promete que no prosperará el caso abierto en la Cámara de Casación Penal a partir del cual la UIF de José Sbatella pide ser parte en causas que investiguen la participación empresaria durante la dictadura.
Entre los jueces federales existe alguna intranquilidad porque Ferrari no estaría demasiado interesado en el vínculo con Comodoro Py. Descuenta que ese diálogo tendrá otros interlocutores de peso.
Se dice que Ferrari imagina una AFI más orientada a cuestiones de seguridad estratégica y agita la idea de que pondrá fin al espionaje interno, un problema eterno. Habrá que ver cuanto de esto esta en calidad de cumplir.

Compartir: 
Etiquetas:  ,