| En Rosario

Grave: allanan la casa de un fiscal por posibles vínculos a una banda ligada a Los Monos

Investigan si desde el Ministerio Público se brindó información a un acusado de extorsión.

Guille Cantero, líder de la banda de Los Monos.

La casa de un fiscal de Rosario fue allanada hoy en el marco de una causa en la que se investiga si el funcionario brindaba información reservada a una banda vinculada a “Los Monos”, dedicada a extorsiones y juego clandestino.

El representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) afirmó que no tiene “absolutamente nada que ocultar” y rechazó la acusación.

“Que a mí me estén involucrando con causas que tienen que ver, nada más ni nada menos que con ‘Los Monos’, es una barbaridad”, sostuvo Gustavo Ponce Asahad.

Sebastián Carranza, vocero del MPA, dijo que en el allanamiento, encabezado por la auditora general del MPA, María Cecilia Vranicich, y la fiscal Gisela Paolicelli, “se buscaron elementos de interés y teléfonos celulares”.

Los investigadores buscan determinar quién filtró desde el MPA información sensible a un hombre con antecedentes por juego clandestino que estuvo prófugo en la causa.

Extorsión

El imputado, identificado como Leonardo Andrés Peiti, fue acusado por asociación ilícita y tentativa de extorsión tras presentarse en Tribunales.

La investigación se inició con la detención, en diciembre pasado, de Maximiliano “Cachete” Díaz, imputado como organizador del ataque a tiros al casino de Rosario ocurrido ese mes.

Entonces fue asesinado un apostador que había salido a fumar en un balcón del edificio.

Lee más: Condenas de hasta 37 años para la banda Los Monos

Según la pesquisa, Díaz realizaría extorsiones para el jefe de “Los Monos”, Ariel Máximo “Guille” Cantero, quien cumple en prisión seis condenas.

Los investigadores descubrieron unas 30 salas de juego clandestino y detuvieron a cinco personas, entre ellas un ex jefe policial, Alejandro Torrisi, con un sobre con 150 mil pesos en un garito ilegal.

Pedido de colaboración

De acuerdo a la investigación, la banda liderada por Díaz también realizaba extorsiones a comerciantes legales e ilegales, a quienes les cobraba para que sus locales no fueran atacados a tiros.

Del teléfono de principal imputado los pesquisas extrajeron una captura de pantalla de una conversación de Whatsapp del 10 de enero de este año.

Entonces  Peiti le pedía información al comisario retirado Torrisi y a un miembro del MPA sobre dos personas detenidas.

Peiti le envió a Díaz la respuesta del miembro del MPA –que explicaba que no tenía la causa pero le brindaba precisiones del caso- a través de una captura de pantalla en la que está borrado el nombre del remitente.

Por esa investigación fue allanado hoy el domicilio del fiscal Ponce Asahad y ayer había sido allanada la vivienda de un colaborador suyo.