| Lucrar con la pobreza: Nota 3

Escribanos y punteros realizan estafas con viviendas

Prometen a las víctimas acceder a viviendas del IVC a pagar en 20 años. Los damnificados pagan adelantos de hasta 30 mil pesos y nunca reciben nada. Cómo reclutan a los incautos.

Los vecinos denuncian manejor irregulares en el IVC.

Los vecinos denuncian manejor irregulares en el IVC.

Por Ignacio Ramirez. Actuaciones notariales, boletos, recibos, y una logística aceitada cuyos principales actores son las víctimas que viven en barrios emergentes, escribanos, abogados, y supuestos empleados administrativos de las oficinas del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La operatoria de los caranchos del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), que depende directamente del gobierno porteño, es operar con punteros presuntamente ligados con el oficialismo. Estafas que violentan el principal objetivo del IVC que es multiplicar las soluciones habitacionales de la Ciudad, a través de la implementación de programas que facilitan el acceso a la vivienda.

Hay un grupo de personas que dicen haber sido engañadas y que habían entregado entre 8000 y 31.000 pesos a cambio de la promesa de una vivienda social en Capital Federal. Entre las personas identificadas en el caso, se nombró a funcionarios y reconocidos punteros de Villa Lugano y Villa 20.

Los caranchos primero entregan papeles, hacen visitar oficinas a los interesados y luego tienen a los compradores estafados meses dando vueltas con las firmas. Para ganar tiempo, y además continuar con los pagos, las víctimas son atendidas en una oficina del instituto ubicada en Timoteo Gordillo al 5479. Para esto los damnificados reciben una supuesta credencial de ingreso al edificio, con el número de DNI, el nombre y apellido.

“Te dicen que es lo que necesitas para entrar y salir del edificio. Cuando vas al lugar te encontrás con un puesto del IVC, y  te dicen que no podes hablar con nadie. En la puerta de la entrada de los edificios hay unas personas de ”seguridad’ que no te dejan pasar. A ellos le mostré la credencial  por foto y me dijeron que efectivamente eso se necesita para entrar, siempre y cuando tuviera la debida autorización del IVC para entrar y tomar posesión del departamento”, relata una de las personas estafadas que pagó 26.000 pesos.

Las actas de las viviendas que están en la justicia son siniestras. Nombran a un presunto apoderado del Instituto, Miguel Ángel Gutiérrez, quien sería el responsable de vender las propiedades irregularmente, según las fuentes consultadas. En un documento al que accedió Crimen y Razón, firmado el 5 de noviembre de 2013 da cuenta sobre la venta de un departamento con cochera del Plan de viviendas del IVC de tres ambientes, con un precio total convenido en 192000 pesos en cuotas a 20 años. En e documento aparecen las supuestas firmas de Alicia Ester Nuca, quien sería notaria titular del Registro 52, y de Alejandro Faba.

El modus operandi de los punteros estafadores es reclutar potenciales compradores que no vivan en el lugar a entregar. Las viviendas deben ser negociadas a personas que no conozcan a los supuestos empleados infieles. Al encontrar victimas, los punteros cobran un adelanto de 20.000 pesos, cuotas, para luego avanzar con la actuación notarial trucha. En el medio, los compradores son trasladados a las oficinas del IVC de toda la capital, y departamentos de la zona de tribunales. El manoseo dura 90 días, luego desaparecen.

El legislador de Verde Alameda, Gustavo Vera, se refirió a la situación habitacional porteña y aseguró que la problemática de la vivienda es funcional a grupos organizados que lucran con la desesperación de los más necesitados: “Siempre planteamos que nos oponemos al manejo punteril. Dimos un debate para adentro en el barrio Papa Francisco. Hay punteros que son capataces del crimen organizado, que estuvieron con todos los gobiernos y se instalaron fuertemente para concentrar subsidios y contribuyen a especulación inmobiliaria para adentro de las villas. Es una explotación descarada de punteros”, denunció Vera.

 


Compartir: 
Etiquetas:  , ,