| Triple crimen

Cuáles son los avances de la investigación contra el sospechoso de matar a la madre, la hija y el hermano

Exhuman los restos de la hija para realizar una nueva autopsia.

La investigación contra el hombre sospechoso de matar a su familia de la misma forma en crímenes sucesivos, avanzará hoy con la exhumación de los restos de su hija, que descansan en el cementerio de San Nicolás.

Se trata del cuerpo de Ailen (10), hija de Pablo Damián Grottini (42), que será exhumado por pedido de la fiscal María Belén Baños, quien investiga al hombre como presunto autor de las muertes de su hermano, su madre y su hija.

Tras la exhumación se realizará la autopsia a los restos de la niña con el fin de establecer las causas de la muerte, que ocurrió en julio de 2021, dos años después del fallecimiento del hermano de Grottini, en 2019, en circunstancias similares.

Las sospechas se iniciaron con la muerte Teresa Noemí Di Martino, que tenía 61 años cuando murió el 23 de abril último. La autopsia no encontró golpes o signos de una muerte violenta de la madre del sospechoso.

Pero la fiscal Baños aguarda el resultado de los análisis complementarios a la autopsia de Di Martino que serán clave para confirmar, tal como sospecha, si el imputado le inyectó aire o alguna droga por el suero para provocarle un paro cardíaco.

Las causas

“La madre y la hija murieron de un paro cardiorrespiratorio y el hermano, de un arrebato respiratorio. La causal de las muertes es encefalopatía, y todo daría a entender que fue muerte súbita”, dijo la fiscal.

Por otra parte, los investigadores continuarán tomando declaraciones testimoniales al personal médico que intervino en las atenciones de las víctimas y seguirán con el estudio de dispositivos electrónicos.

La representante del Ministerio Público tiene 15 días prorrogables por otros 15 para decidir si pide la prisión preventiva de Grottini por el “triple homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía” de su madre, de su hermano Gabriel (32) y de su hija Ailen.

La fiscal también ordenará realizarle las pericias psiquiátricas y psicológicas con el objetivo de establecer si Grottini comprende la criminalidad de sus actos y, por ende, si es imputable.

Por otra parte, los médicos forenses que practicaron la autopsia de Di Martino extrajeron muestras de sangre y orina que servirán para los estudios toxicológicos mediante los cuales se buscará determinar si le suministraron antes o durante su internación alguna droga que haya podido provocarle el paro cardiorrespiratorio que causó su muerte.

En el hospital

La mujer llegó descompuesta al hospital San Felipe de San Nicolás, trasladada por su hijo, quien trabaja como empleado de una empresa de servicios funerarios.

En ese momento, Di Martino refirió sentirse mareada y angustiada por la muerte de otro hijo y de su nieta, ocurrido tiempo atrás, pero tras realizarle los estudios correspondientes, los médicos constataron que estaba recuperada, por lo que planeaban darla de alta.

Sin embargo, mientras permanecía en el box 3 de ese centro asistencial al cuidado de su hijo, éste manifestó que el suero “perdía”, ante lo cual la enfermera de turno constató que estaba pinchado, atravesada de lado a lado, y observó que el hombre tenía sus prendas de vestir mojadas.

Fuentes judiciales agregaron que el hombre llamó a los enfermeros una hora y media después y allí se constató la muerte de la paciente.

Las sospechas

“Luego se determinó que el nuevo suero que había colocado la enfermera también se encontraba pinchado, esta vez con un solo orificio en la manguera y se halló en el mismo box donde se encontraba la paciente, una ampolla de diazepam abierta, la cual no había sido prescripta para ningún paciente ese día”, informó un comunicado judicial.

Según las fuentes policiales y judiciales, luego surgió en base al testimonio de conocidos y vecinos que un hermano (un deportista y guardavidas de 32 años) y la propia hija de 10 años de Grottini (que padecía un retraso madurativo) habían fallecido en circunstancias similares.