| Por lo menos hasta diciembre

Cristina mandó el anteproyecto del Código al freezer

La Presidenta ya notificó a sus alfiles en el Congreso que al menos hasta fin de año no se tratará el tema. No quieren darle más aire a Massa. La esperanza por Francisco.

Cristina tomó nota del último fallo de Lorenzetti.

Cristina tomó nota del último fallo de Lorenzetti.

“El tema este de la reforma del Código Penal por ahora se terminó, en diciembre lo volvemos a hablar”, escucharon anoche Julián Domínguez (presidente de la Cámara de Diputados) y Gerardo Zamora (vice del Senado). Estaban en el despacho del primero y Cristina Kirchner les hablaba por teléfono. Gran parte de esa decisión se terminó de incubar en la tarde del martes último, horas después de que la Corte Suprema de Justicia declarara constitucional el instituto de la reincidencia.

La reincidencia es el punto de mayor fricción del proyecto que elaboró la comisión redactora encabezada por Eugenio Zaffaroni y León Arslanían. En este trabajo la reincidencia queda eliminada. Zaffaroni no estuvo en el acuerdo del martes en el cual se firmó el fallo pero no, como se dijo, por un viaje con motivos académicos. El juez, de hecho, está en el país y solo estuvo en Europa una semana dando clases en Alemania. Recién volverá a la Corte el 17 de julio. Está de licencia ya que durante todo enero se quedo como juez de feria.
El Gobierno anotó el mensaje de la Corte: la reincidencia, al menos dentro del Poder Judicial, es un tema que no está en discusión lo cual no implica que los jueces no quieran una reforma que equipare mejor las penas y que le de algo de sentido al desbarajuste que generaron las irrupción de las leyes Blumberg en 2003.
Mientras se cerraba el acuerdo con el Club de París, Cristina le explicaba a sus máximos representantes en el Congreso (Amado Boudou, por razones obvias hace tiempo que no cuenta) que las expectativas económicas para los próximos meses no son favorables (habrá nuevas alzas en las tarifas de los hogares) y que el kirchnerismo deberá dar explicaciones cuando en el mes que viene Axel Kicillof se apreste a colocar deuda en los mercados internacionales.
Domínguez y Zamora entendieron los motivos, especialmente el primero que desde hace meses camina la provincia de Buenos Aires y registra a la inseguridad como la problemática que más sufren sus potenciales votantes. “Para lo único que sirvió este tema es para que Massa gane cinco puntos de imagen positiva”, redondeó Zamora que es un fanático de los sondeos que le lleva, solo para él, el encuestador Julio Aurelio.
Ahora queda el debate interno en el kirchnerismo parlamentario sobre si se podría reformular el proyecto y votarlo a fines de año pero sin la eliminación de la reincidencia. Giros de la política: el Gobierno terminaría más cerca de la posición de Federico Pinedo, integrante de la comisión redactora pero que no avaló la innovación respecto de la reincidencia, que de el juez de la Corte Zaffaroni.
Alguna luz de la esperanza les queda, de todos modos, a los redactores del anteproyecto del nuevo Código con la carta que el Papa Francisco le envió al coordinador de la comisión Roberto Carlés, en la que se pronunció claramente en contra de aumentar las penas como mecanismo para reducir la delincuencia.