| Resolución

Cómo es la autopsia psicológica que harán sobre Alberto Nisman

La medida fue ordenada por la jueza Palmaghini a pedido de las querellas. Cómo se realiza el estudio, ordenado más de un año después de la muerte del fiscal en su departamento.

Nisman tenía 51 años y dos hijas.

Nisman tenía 51 años y dos hijas.

A pedido de la querella y más de un año después de su muerte, la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini dispuso realizar una “autopsia psicológica” sobre el difunto fiscal Alberto Nisman, como complemento del peritaje integrador encargado a expertos de la Gendarmería Nacional.

La “autopsia psicológica” había sido pedida por los abogados querellantes que representan a las hijas de Nisman y recomendada por la propia Gendarmería a la jueza que hace un par de semana atrás sostuvo que la causa debía seguir tramitándose en la Justicia federal.

“La autopsia psicológica apunta a investigar si la persona muerta tuvo parte activa en su muerte de modo directo o indirecto”, explicó Laura Quiñones Urquiza, una criminóloga especializada en la técnica de perfilación criminal.

Se trata de un estudio complejo que consiste en realizar una serie de entrevistas a personas que estaban en contacto diario con el fallecido, pero además se buscan datos objetivos en el estilo de vida de la persona, para determinar las ideas de la persona más allá de los dichos de sus conocidos.

En el caso de Nisman, por ejemplo, se buscará determinar si trató de un suicidio, de un homicidio, de un suicidio inducido, de un homicidio simulado como homicidio, etc.

Quien realiza la autopsia no sólo realiza entrevistas a los integrantes de su entorno sino que también se hace un estudio del lugar donde vivía. Por ejemplo, se abren las alacenas y se observa qué tipo de alimentos hay. Si se encuentran cien latas de arvejas, se puede tratar de una estereotipia alimentaria, que puede esconder un trastorno psiquiátrico más amplio.

También se revisan los placares, no sólo para revisar cómo está ordenada su ropa (que también puede mostrar algún tipo de neurosis obsesiva) sino para encontrar alguna clases de elementos que son desconocidos para el resto de los allegados al fallecido.

Un experto recordó un caso de un hombre que entre sus ropas tenía disfraces eróticos de superhéroes. Se trataba de una persona gay, una elección sexual que no era conocida por su entorno. También se analiza la escritura de la persona, para encontrar cambios en el transcurso de unos meses, que libros lee y qué partes subraya.

Otro caso que en su momento llamó la atención a los investigadores de la muerte de un hombre, fue haber encontrado dvds entre sus ropas, con las leyendas “Candy en el día de los enamorados”, “Candy en su cumpleaños”, etc. Candy era su caniche toy. Cuando vieron los videos, la sorpresa: el hombre practicaba la zoofília.

Según consta en la causa, Nisman había ingresado con su computadora en la mañana en fue encontrado su cuerpo en su cuenta de correo de Yahoo. Y luego comenzó a leer una nota publicada por Claudio María Domínguez, que refiere la experiencia de una persona que dice haber vuelto de la muerte, al de lo dicho en su momento por el periodista Víctor Sueiro.

Debido al tiempo transcurrido, la parte de la autopsia que consiste en el estudio de la casa de Nisman ya no se puede realizar, debido a que era un departamento alquilado y ya fue entregado por la Justicia a su propietario.

Este viernes, habrá una audiencia en la Cámara de Crimen para decidir el futuro de la causa. La defensa del técnico informático Diego Lagomarsino objetó que la causa fuera enviada a la Justicia federal, como lo había resuelto Palmaghini, después de la declaración del espía Antonio Jaime Stiuso.