| Espionaje ilegal

Carrió consiguió apartar a Slokar, pero Casación ratificó a Ramos Padilla

Dos de los camaristas decidieron separar a su colega de sala, recusado por la diputada. Pero ratificaron la competencia del juez y la declaración de rebeldía de Stornelli.

Ramos Padilla en el Congreso.

He aquí un ejemplo de las increíbles paradojas de la Justicia. O de las presiones que recaen sobre los jueces para ponerse en línea con los deseos del poder político.Los camaristas Angela Ledesma y Guillermo Yacobucci decidieron hoy apartar a su colega de la Sala II de la Cámara de Casación Penal Alejandro Slokar, porque había sido recusado por la diputada Elisa Carrió, imputada en la causa por la que se investiga una banda dedicada a la extorsión, el espionaje ilegal y el direccionamiento de causa judiciales que está a cargo del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla. 

Carrió recusó semanas atrás a Slokar con el argumento de que lo había denunciado por mal desempeño ante el Consejo de la Magistratura. ¿Cuál es la paradoja? Que justamente hoy la Comisión de Disciplina del Consejo resolvió hoy desestimar la denuncia contra Slokar, medida que luego deberá ser ratificada por el plenario del cuerpo. Sin embargo, los dos colegas de Slokar decidieron atender el argumento de Carrió para separar a Slokar del expediente.

Carrió había denunciado el 3 de agosto de 2016 a Slokar ante el Consejo con el argumento de que había demorado adrede una causa que se le seguía al condenado ex secretario de Obras Públicas José López. Los consejeros Juan Pablo Más Vélez, Alberto Lugones, Juan Manuel Culotta, Diego Molea y Graciela Camaño dijeron que “no surge ninguna irregularidad en la actuación del magistrado cuestionado que configure alguna de las causales de remoción” y desestimaron la denuncia por lo que “corresponde desestimar las presentes actuaciones”. Quiénes se opusieron a ese dictamen fueron el diputado oficialista Pablo Tonelli, el representante del Ejecutivo en el Consejo, Juan Bautista Mahiques, y la senadora Inés Brizuela y Doria de Cara.

Carrió había dicho en el escrito de recusación que “es imposible que ante mi referida acusación, el juez logre juzgarme como si esa experiencia no hubiere existido” y que “un juez no puede juzgar con absoluta imparcialidad a una persona que promovió su juicio político, como lo hizo la suscripta”. El argumento fue aceptado tanto por Ledesma como por Yacobucci. Y por más jurisprudencia que citan los camaristas, la argumentación es débil. Con ese razonamiento, cualquier imputado puede presentar entonces una denuncia ante el Consejo de la Magistratura para conseguir su apartamiento.

En la misma resolución por la que decidieron apartar a Slokar, los dos camaristas resolvieron ratificar por ahora la competencia de Ramos Padilla en la causa que se radicó en Dolores por una denuncia del productor Pedro Etchebest contra el fiscal Carlos Stornelli y el falso abogado Marcelo D´Alessio, quien le habría pedido 300 mil dólares para no quedar involucrado en la causa de las fotocopias de los cuadernos del chofer escribidor Oscar Centeno.

Desde que se inició el caso, la intención de Stornelli y del Gobierno fue que la causa dejara el juzgado de Dolores para terminar en alguno de los juzgados de Comodoro Py, donde presumen que puede tener un tratamiento más favorable para el fiscal que fue declarado en rebeldía, luego de haberse negado en cinco oportunidades a presentar para prestar declaración indagatoria. La Cámara Federal de Mar del Plata ratificó en forma provisoria la competencia de Ramos Padilla para seguir adelante con la causa. Esa decisión fue apelada por la fiscalía, ante Casación. Ledesma y Yacobucci resolvieron entonces ratificar la decisión del tribunal inferior.

En otra resolución, los dos camarista ratificaron la declaración de rebeldía que Ramos Padilla le impuso a Stornelli por no haberse presentado a declarar, que luego fue ratificado también por la Cámara Federal. Los dos camaristas consideraron que la defensa del fiscal no había demostrado porque debía ser rectificado la decisión de la Cámara marplatense. 

“Cabe destacar que los agravios deducidos resultan conjeturales en tanto a la fecha, la medida objetada (declaración de rebeldía) no torna operativa la limitación de derechos, de conformidad con lo expresamente dispuesto por la Cámara en el punto 1 del decisorio recurrido en tanto se dejó a salvo “la inmunidad de arresto que de momento detenta el Sr. Fiscal declarado rebelde”, escribió Ledesma.

Pese a la decisión de sacar a Slokar del medio, la resolución de Ledesma y Yacobucci es de todos modos un respaldo para Ramos Padilla porque ratifica su competencia y la situación por demás irregular de Stornelli.